La semana recién pasada, la ex primera dama Cecilia Morel estrenó sus giras de campaña en solitario para apoyar la candidatura de su esposo, Sebastián Piñera. Y aunque revela que está preocupada por el tono que está adquiriendo la campaña y que no se imaginó otra vez apoyando una candidatura del ex presidente, hoy sus esfuerzos están concentrados en la conquista, una vez más, de La Moneda.

¿Cuánta gente espera que participe en las primarias?
Muchas personas creen que esto es un trámite innecesario y más todavía cuando ven las encuestas. Piensan que ¡ay, esto es carrera ganada! Pierden la motivación para ir a votar y eso puede generar altos grados de abstención. Eso me preocupa y llamo con fuerza a todas las personas que nos apoyan a que vayan a votar en las primarias del 2 de julio. Es tan importante como la elección de noviembre.

¿Qué le ha parecido el tono de esta campaña? El senador Manuel José Ossandón ha tenido duras críticas al ex Presidente Piñera…

Prefiero no hablar de los contrincantes de Sebastián. Ni de él, ni de Felipe Kast, ni de Guillier, ni de Beatriz Sánchez, porque hoy lo que más me importa es el tono general de la campaña y que se vuelva a crear un clima de respeto. Estamos perdiendo el respeto por las personas y por la verdad. Muchas veces se hacen afirmaciones categóricas sin ningún apego a la verdad, sin haberse dado el trabajo de estudiar e informarse. Es un imperativo ético tratar de recuperar la sana convivencia. Nos hemos polarizado, y como que ya nadie escucha a nadie, cada uno transmite un monólogo de lo que cree sin incorporar y sin recoger lo que puede valer la pena de las otras propuestas de quienes piensan distinto. Eso tiene que cambiar.

¿Le parece que el ex Presidente Piñera, por liderar las encuestas, es el principal foco de este clima?
Sucede en las campañas, aunque uno no quiera, que surgen descalificaciones, con unos pocos palitos por aquí, palos por allá, que se tiran. Tampoco hay que negar la naturaleza humana en competencia, nunca la vamos a evitar del todo. El límite es cuando se cae en descalificaciones personales, cuando se involucra sin fundamentos a las familias o cuando se habla sin base y sin la verdad.

¿Hay alguna crítica que le haya dolido?

Hay cosas indirectas. No me gustan las indirectas que hacen que la otra persona suponga que están hablando de ella. Creo que hay que ser más honesto, más directo, que se reconozca qué se está queriendo decir con una frase que a veces está encubriendo una agresión directa. Casi es para decir que se podría llegar al nivel de injurias si las dijeran directamente.

Es el tema del patrimonio, a eso se refiere…
Del patrimonio. Entiendo y creo que es muy necesaria la transparencia, y que es fundamental la separación entre política y negocios. Los fideicomisos son para eso, para evitar eventuales conflictos de interés. No es para cuantificar el patrimonio de la persona, aunque ya se sabe y eso va a estar en transparencia. Pero el fideicomiso es para evitar los conflictos de interés, y creo que ya se ha zanjado ese tema, que se ha ido más allá de la ley, que está absolutamente claro y que lo demás ya es simplemente majadería.

/Entrevista de Gloria Faúndez para La Tercera

/gap