El fiscal Metropolitano Oriente, Manuel Guerra, señaló esta mañana en Tele13 radio que todavía no hay indicios de quiénes podrían ser los responsables del espionaje en la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), luego de la denuncia presentada por el gremio tras encontrar elementos electrónicos que permitían grabar conversaciones privadas en la oficina del presidente de la entidad, Hermann von Mühlenbrock.

Al respecto, el persecutor que nombró a los fiscales Lorena Parra y Roberto Contreras para indagar la denuncia, indicó que “al día de hoy lo que tenemos es una denuncia donde se encuentran estos dispositivos en las oficinas del señor Von Mühlenbrock y el señor Llugany, y tenemos este otro tema en relación a la intervención en correos electrónicos según la denuncia”.

“No tenemos claridad alguna respecto de quién o quiénes podrían estar interesados o y qué móviles podrían tener como para haber desarrollado actividades de esta naturaleza, ni siquiera tenemos cómo vinvular que se trata de hechos conexos o hechos aislados, lo que no podemos hacer es descartar ninguna alternativa”, añadió.

Manuel Guerra agregó que también se indagará por qué la denuncia se hizo varios días después de que se encontraran los dispositivos de espionaje.

“Las explicaciones de por qué hubo un tiempo entre el descubrimiento de estos hechos y la denuncia ante el Ministerio Público será parte de las materias a indagar… Nos interesaría saber por qué hubo un trascurso de tiempo importante desde que se descubren los hechos y se denuncian”, puntualizó el persecutor.

/gap