Un grupo de astrónomos internacionales de la Universidad de Cornell (EE.UU.) ha planteado una nueva hipótesis sobre la evolución de las lunas y anillos de Saturno, que —sostienen— podrían haber nacido y haberse destruido varias veces durante la existencia del gigante gaseoso, según se desprende de su reciente publicación en la página de dicho centro académico.

Para llegar a esta conclusión, los científicos simularon y analizaron la evolución de Dione y Rea, dos de los satélites naturales más grandes de Saturno.

Los resultados confirmaron que restos del tamaño más de cien metros en diámetro podrían dar paso al nacimiento de anillos de Saturno o formar una luna, mientras que restos más pequeños podrían derivar en satélites. Asimismo, el análisis confirma que los satélites de Saturno renacieron varias veces.

Recientemente, una astrofísica de EE.UU. recreó el color real de Saturno con fotografías captadas por la sonda Cassini, que investiga el planeta desde el año 2005.

/psg