Una completa revisión a los créditos entregados por la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por sus iniciales en inglés) a proyectos de energías renovables en Chile está haciendo el gobierno de Estados Unidos. Entre los préstamos auditados figuran los concedidos a Alto Maipo, central en construcción controlada por AES Gener.

En específico, la Oficina del Inspector General de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (OIG-USAID) audita unos US$ 890 millones de préstamos aprobados por la OPIC a seis iniciativas, cinco parques solares y Alto Maipo, según informó Reuters.

OPIC es una agencia gubernamental que apoya la incursión de empresas estadounidenses en mercados emergentes, entregándoles opciones de financiamiento.

Según la agencia, la investigación comenzó el año pasado, y se centra en los préstamos otorgados entre 2013 y 2014 a proyectos renovables en Chile. En este periodo, OPIC financió 32 proyectos en América Latina por US$ 2.500 millones, de los cuales más de un tercio se destinó a iniciativas energéticas nacionales.

Lo que se cuestionaría es que la mayoría de las iniciativas a las que se les entregaron préstamos en Chile tuvieron que reestructurar sus financiamientos, en tanto que los supuestos de precio de la energía con que se estimaron no se estarían dando. Por lo anterior, el organismo tardaría más en recuperar los dineros.

OPIC dijo en un comunicado -según Reuters- que estaba segura de que recuperaría los recursos en las próximas décadas, pero reconoció que su cronograma original de pagos había cambiado. La agencia agregó que evaluaría las recomendaciones de la OIG.

La revisión en Chile, que dará lugar a un informe y finalizaría a fines del año, examinará “los factores que la OPIC utilizó para evaluar y aprobar sus proyectos energéticos”, entre otras cosas.

Entre los principales cuestionamientos a la agencia gubernamental estadounidense por parte del fiscalizador, figuraría la deficiente proyección de precios de la energía en Chile. Estas estimaciones se usaron para calcular el pago de los préstamos para los proyectos.

Además de Alto Maipo, la auditoría incluye las iniciativas solares Salvador, Luz del Norte, San Andrés -que enfrentarían problemas financieros, según la agencia de noticias-, María Elena y Amanecer Solar.

Consultadas por Reuters, fuentes con conocimiento directo del financiamiento de los proyectos dijeron que la OPIC probablemente necesitaría perdonar del 40 al 60% de los préstamos otorgados a las tres iniciativas solares con más problemas, por lo que la OPIC perdería entre US$ 160 millones y US$ 240 millones.

Visitas a Alto Maipo

Respecto de esta información, en AES Gener, controladora Alto Maipo, comentaron que recibieron a los auditores estadounidenses en dos ocasiones, la primera en julio y la segunda en octubre de 2016. “En ambas sesiones de trabajo se entregó una completa información documental, además de entrevistas y visitas a terreno para ver el desarrollo de las obras”, dijeron.

OPIC representa el 20% de los préstamos entregados a Alto Maipo, siendo el segundo financista después de Itaú (24%).

En la generadora agregaron que “entre los aspectos que fueron discutidos se destacó la importancia de Alto Maipo para el desarrollo del sector energético chileno con energía renovable, poniendo sobre la mesa los efectos positivos para el país y las localidades aledañas al proyecto”.

“Los auditores tuvieron la oportunidad de ver las obras, acceso a material documental y los elementos que, en opinión de Alto Maipo, demuestran un balance positivo para la implementación del proyecto”, agregaron. Alto Maipo es una central de pasada en construcción, ubicada en la Región Metropolitana, y considera la instalación de dos unidades, Alfalfal II y Las Lajas, que generarán 531 MW.

/gap