1. Levántalo de una manera sexy.
Programa tu alarma para que suene con música suave, y en el momento que te sientas más prendida, quítate lentamente la pijama. Luego intenta este truco: si él está recostado sobre su espalda, coloca tus manos en sus muslos con tus pulgares apuntando a su “amigo”, sugiere el acupunturista Alexis Arvidson. Mueve tus pulgares en movimientos lentos y circulares. De acuerdo con la tradición ancestral de la acupuntura, frotar esta área, hará que se acelere el flujo sanguíneo directamente hasta su parte más sensible.

2. Lávate los dientes.
Escaparte silenciosamente al baño para lavar tus dientes puede hacer más que quitarte ese aliento de dragón. Además de que tus dientes estarán más frescos, el mentol de la pasta puede darle a tu chico, una sensación más placentera durante el sexo oral. Concéntrate en la cabeza de su pene y la piel del escroto, dos áreas llenas de terminales nerviosas. Nota: Toma unos cuantos minutos en que el mentol haga efecto, así que sé paciente.

3. Quita las sábanas.
Parte de lo que hace al sexo matutino tan delicioso, es que en la luz del día es difícil esconder tus “defectos”. Así, que deja tus inseguridades atrás y disfruta del sexo al desnudo, en lugar de esconderte entre las sábanas. Quítalas para no tener estorbos visuales. Él se deleitará con lo que está viendo y tú lo harás también. Estudios sugieren que las mujeres se sienten igualmente excitadas con imágenes visuales durante el sexo.

4. Aprovecha las ventajas de la naturaleza.
El cuerpo de tu chico está diseñado para querer tener sexo a primera hora. Mientras él duerme, la testosterona que usará durante el día se acumula. Desde el momento en que se despierta, tiene tres horas en donde sus niveles llegan al máximo. No lo desperdicies, móntate sobre él en cuanto te despiertes para gozar de una sesión de girl on top.

5. Usa tu instinto animal.
Tan pronto te despiertes, acurrúcate con tu chico y acércate a su oído. Como todavía no se ha bañado, te sentirás más atraída por su esencia natural. Según estudios, el olor natural del hombre es un boost para tu libido.

6. Prueba con una posición cómoda.
Como los dos están recién levantados, intenta una posición que requiera poco esfuerzo físico, como la cucharita. Como no estás viendo a tu chico de frente, deja que tus piernas lo guíen. Sus manos estarán libres para descubrir todos tus hot spots y puede susurrar palabras sexys a tu oído.

7. Instala una regadera doble.
Tomar un baño juntos suena súper romántico, pero seamos realistas: sólo hay lugar bajo el agua para una persona a la vez. Arregla eso consiguiendo una regadera con doble cabeza. Después, ajusta la temperatura del agua, el calor lleva a la sangre a la superficie de la piel, haciéndola más receptiva y sensible al contacto. Y enjabónense, te recomendamos un gel de baño con menta, así la esencia los refrescará a los dos mientras activa las terminaciones nerviosas de todo el cuerpo.

8. A favor de los quickies.
Las mañanas son perfectas para una sesión rápida e intensa de sexo, ya que probablemente tendrás prisa y la adrenalina del sexo espontáneo intensificará toda la experiencia.

/psg