El té matcha, que se emplea desde hace siglos en la ceremonia japonesa del té, está aficionando a cada vez más neoyorquinos. Como sucede con las nuevas modas y tendencias, los emprendedores de la capital del mundo ya están sacándole el máximo rendimiento.

Matcha es una palabra rara que se refiere al té verde molido. Y no es nuevo. Es lo mismo que crearon los chinos en tiempos de la dinastía Song y que luego fue introducido en los monasterios budistas de Japón, allá por el siglo XII. La historia cuenta que mucho tiempo después pasó a ser usado en las ceremonias del té y bebido por los guerreros samuráis que practicaban budismo Zen.

Los japoneses conocían los beneficios que les daba este brebaje color verde jade, rico en antioxidantes: según publicó el periódico Independent, contiene alrededor de 130 veces más que una taza normal de té verde. También aporta cafeína y el aminoácido L-teanina, que ayuda a sobrepasar el estrés, relaja, fortalece la capacidad cognitiva y, además, es un regulador del humor.

Por estas razones, el diario inglés lo denominó como la bebida del futuro, aunque también publicó que, a pesar de su innegable y milenario prestigio, estas grandiosas propiedades merecerían un estudio científico serio. Si quieres apuntarte a la última moda saludable de Nueva York aquí van una seis establecimientos donde puedes encontrarlo.

/El País de España

/gap