Cuando usted lea estas líneas, es probable que la Presidenta Bachelet esté dando su última cuenta pública al país, antes de entregar el mandato en marzo del próximo año.Me pregunto qué va a decir la mandataria cuando se dirija oficialmente a todo el país para justificar lo que ha sido su gobierno. Que deja al país con una economía muy deteriorada y el peor crecimiento económico en años. Bachelet prometió crecer 5% y sólo lo hará 1,8%; crear 600  mil empleos y no ha llegado ni a la mitad. Y estos empleos que se han generado para amortiguar las cifras negativas, abarcan desde vendedores de Súper 8 hasta cantantes en las micros. Bachelet aseguró que con su reforma tributaria recaudaría US$8 mil millones y sólo van US$988 millones. Tampoco se referirá a los problemas que ha ocasionado en materia de cesantía y delincuencia la política de fronteras abiertas y que en el Norte del país y especialmente en Antofagasta son cada vez más graves. No creo que tenga argumentos para justificar apenas el término de 123 centros de salud, de los 332 prometidos y sólo nueve hospitales (varios iniciados en el gobierno de Piñera) de un total de 20 comprometidos. En educación, prometió gratuidad para el 70% más vulnerable de los estudiantes universitarios, pero este beneficio lo tienen sólo el 28% de los mismos. Y lo peor es que la calidad de la educación nunca ha sido tema.Y para qué ahondar en temas como el Sename, el aumento progresivo de la delincuencia y la situación ya insostenible que se vive en la Araucanía. Lo que sí podrá decir con propiedad la mandataria es que ha sido fiel a su ideología marxista, aplicando reformas a ultranzas, independiente del daño que le ha hecho a la nación. En resumen – y obviamente no lo va a decir en su discurso- estamos en presencia del peor gobierno del que se tenga memoria en la historia republicana del país, lo que se refleja en el descontento generalizado de la población y la baja sistemática en las encuestas del candidato oficialista. Por último, para que nadie diga que no le encontramos nada bueno a este Gobierno, felicitamos a la Presidenta por haber cambiado para el día de hoy, 1 de junio, la Cuenta Pública de su gestión. Hasta el año pasado, esta ceremonia tenía lugar el 21 de mayo, empañando la Celebración de las Glorias Navales, tal como ocurrió el 2016, en que las marchas e incidentes le costaron la vida al guardia de un edificio de Valparaíso. Bien pensado y al menos algo positivo para rescatar del último mensaje de la mandataria.

/Columna de Waldo Mora Longa para la página editorial del Mercurio de Antofagasta

/gap