Durante los últimos días comenzó a circular en redes sociales una carta firmada por José Villagrán, presidente subrogante de la Confederación Nacional del Transporte de Carga de Chile (CNTC), donde cuestiona los dichos del Fiscal Nacional, Jorge Abbott, al diario El Mercurio donde señaló no tener antecedentes de motivación terrorista en los casos de los siniestros forestales que afectan a la zona centro sur del país.

En la misiva señala que “como representante del gremio que agrupa a transportistas que trabajamos a lo largo de todo este país, y con muchos asociados en la Octava, Novena y Décima Región, quiero manifestarle mi preocupación por la situación de violencia extrema que se está viviendo desde hace muchos años en dichas regiones, y ahora por los incendios forestales que en las últimas semanas han asolado al resto de Chile” y agrega que la preocupación “proviene principalmente porque existen claros e innegables vínculos entre unos y otros. Me resulta un deber aclarar a la opinión pública que la afirmación vertida por el señor Fiscal Nacional de que la Fiscalía no tiene antecedentes que permitan acreditar una motivación terrorista, no es efectiva”.

El dirigente argumenta lo anterior basándose en un informe entregado por el Ministerio de Defensa del gobierno colombiano al abogado Felipe Silva -quien lo trajo a Chile en 2008- sobre vínculos de las FARC con el Partido Comunista y grupos mapuches. En la carta, Villagrán sostiene que “el fiscal señor Emiliano Arias, a cargo de la investigación de los nexos entre la mal llamada causa mapuche con las FARC, dio por acreditado que el informe entregado por el Ministerio de Defensa de Colombia, es efectivo; también dio por acreditado que en dicho informe se encuentran verazmente transcritos muchos correos electrónicos  de varios miembros del Partido Comunista de Chile, como Guillermo Teillier, Lautaro Carmona y otros, que coordinaron el envío de personas a la selva colombiana para recibir ahí instrucción de guerrilla”. Villagrán hace alusión a las declaraciones de Arias a la revista Qué Pasa donde dijo que “nosotros realizamos una investigación de varios años. Logramos acreditar que existían vínculos de algunos miembros del PC con las FARC por medio de los correos electrónicos del computador de Raúl Reyes, toda información verdadera. Accedimos a fotos de varios PC en los campamentos, y toda la información se verificó incluso con los ingresos y salidas de los pasos fronterizos”.

En el documento (ver aquí) escrito por Villagrán y que circula en redes sociales, sostiene que en agosto de 2015 pidieron a la Fiscalía Nacional antecedentes sobre “las medidas adoptadas luego de recibido el informe”, sin embargo, exponen que se les contestó que la información no podía ser entregada.

Pero esta no es la única ofensiva que han hecho los camioneros de la región. En agosto de 2015 viajaron a Santiago con destino a La Moneda en una caravana para mostrar varios vehículos quemados con el fin de hacerles evidente a las autoridades que “hay terrorismo en el sur”; y en abril de 2016 dejaron una dura carta en la Intendencia de la Región de La Araucanía para la Presidenta Michelle Bachelet recordándole sobre el informe del gobierno colombiano. Hoy después de diez meses y en el marco de los incendios que afectan al país, dicen no haber tenido ninguna respuesta.

En conversación con “El Líbero”, Villagrán sostiene que “nos llama la atención sus declaraciones (de Abbott) porque él está en conocimiento del informe”, es por eso que “decidimos escribir la carta como un téngase presente, queremos recordarle que sí existen antecedentes y nos sorprende que no se haya hecho ninguna investigación, o que si se hizo, no tengamos los resultados para entregarlos a la ciudadanía”.

“Los camioneros decimos que los incendios son intencionales, estamos seguros de que la gente que le ha hecho este tremendo daño al sur de Chile son los mismos que están actuando y participando en los incendios”, dice Villagrán. Y agrega que “es raro que en el sur no haya ocurrido ningún hecho terrorista mientras los incendios del centro sur del país están activos”.

Además comenta que a ellos les parece “extraño” que los incendios hayan tenido tantos focos y en diferentes lugares, ya que “eso no pasa en ninguna parte del planeta, los incendios no parten así”, además que argumenta que “las personas y bomberos han visto a gente provocar el fuego, entonces tenemos antecedentes suficientes para que el gobierno pueda indagar que acá estuvo presente la mano de terroristas”.

Por último cree que la administración de Bachelet, si bien en voz del ministro del Interior, Mario Fernández, en el marco de la interpelación hace algunas semanas, reconoció que había terrorismo en La Araucanía, no ha hecho lo suficiente. Además hace una comparación entre lo que ocurre en la zona y el ataque que sufrió el presidente de Codelco, Óscar Landerretche en su casa, ya que asegura que “lamentablemente la Presidenta nunca ha querido reconocer que acá en el sur de Chile sí hay terrorismo, cuando hay una bomba pequeña en Santiago se determina que hay intenciones terroristas, pero cuando queman vivos a dos ancianos en el sur no lo es, entonces hay una gran diferencia”.

/El Líbero

/gap