La semana pasada y a través de una carta al Colegio Médico, el presidente de Masvida Claudio Santander, aseguró que existían tres alternativas para un socio estratégico luego de que venciera el plazo de exclusividad en su negociación con Southern Cross (SC). Sin embargo, el médico detalló que son cinco los interesados y que algunos quieren ir por el holding y otros sólo por clínicas (ver entrevista relacionada).

En el mercado, coinciden en que es poco viable que se venda la matriz, porque el problema de la isapre está “muy politizado”, mientras que las clínicas serían el único activo atractivo de la compañía.

En la lista corta de los interesados figura Guillermo Harding, socio del 40% de Socofar, sociedad controladora de Cruz Verde. Precisamente, tras la venta del 60% del holding a los mexicanos de Femsa, el empresario logró una caja de US$1.000 millones. Mientras que las clínicas de Masvida estarían avaluadas en unos US$50 millonesa US$60 millones.

Al ser consultado Santander respecto de este interesado, declinó referirse al tema. El interés de posibles compradores por las clínicas se da a pesar de que la semana pasada Las Lilas informara a la Superintendencia de Salud de un ajuste negativo en su patrimonio por unos $23 mil millones (cerca de US$36 millones). Esto, tras una revisión de los balances realizado por la auditora Grant Thornton, que informó de egresos no justificados por prestaciones de servicios y ejecuciones de obras en tres empresas instrumentales.

Sobre el interés de Harding en comprar las clínicas, una fuente conocedora de la negociación puntualiza que “separados de la isapre las clínicas recuperan su precio de mercado y además, se suma el hecho de que Cruz Verde ha sido uno de sus principales socios en los últimos años”.

Eso sí, el camino no sería tan fácil para una operación como esta, ya que la participación de 50% que tiene Cruz Verde en el mercado de las farmacias podría complicar las cosas en términos de libre competencia. Asimismo, los acreedores podrían oponerse a la venta del principal activo del holding.

El enfrentamiento con SC

La posibilidad de vender Masvida separando el negocio de la isapre del de las clínicas surgió luego de la fallida negociación con SC a fines de enero. Sin embargo, el pasado 3 de febrero, el directorio de Masvida aseguró que “Southen Cross Group no nos ha comunicado formal y oficialmente el término de las negociaciones”. Asimismo, agregó que las razones que dio el fondo de inversión para desistir de la oferta vinculante -inviabilidad del plan médico socio y liberación de garantías- “siempre los tuvo a la vista”.

Desde el SC rechazaron el comunicado. “Contiene múltiples errores de forma y fondo que ya rectificamos en una carta que recibieron hoy lunes 6 de febrero, en la que además le pedimos a la administración que por transparencia, publique en su web esta carta y la anterior de diciembre 2016, en la que explicamos detalladamente los incumplimientos de Empresas Masvida que hicieron caducar la oferta presentada y el due diligence no satisfactorio realizado”, dijeron.