El descontento que dejó en un sector del ala progresista de la Nueva Mayoría la bajada del ex mandatario Ricardo Lagos de la carrera presidencial se evidenció en el primer “golpe de efecto” que dieron esta semana, durante un encuentro de camaradería en la Confitería Torres, en Las Condes, con la abanderada DC, Carolina Goic.

El gesto se venía fraguando hace semanas en el seno de un exclusivo grupo que se reúne a almorzar cada martes: Fernando Bustamante, ex presidente de Metro; Matías de la Fuente, ex jefe de gabinete de Lagos y sobrino; Sergio Solís, empresario; Darío Calderón, abogado; Oscar Guillermo Garretón, ex presidente de Metro, y Carlos Vergara, ex asesor de Lagos. Todos -según se explica- están preocupados por los efectos que tiene una eventual marginación de la DC y, por consiguiente, un quiebre en el eje histórico DC-PS que, a su juicio, ha dado gobernabilidad al país en los últimos años.

Por esos días, Garretón se contactó con el ex ministro DC Jorge Burgos -quien después asumiría el rol de “administrador de campaña” de Goic- para comentarle estas inquietudes. El ex diputado -quien ha intentado ampliar la candidatura de la senadora más allá de la DC-  tomó contacto con otros integrantes de ese grupo y todos fueron sumando más nombres al encuentro que se ha pensado como “un acto individual y republicano”, que busca mantener los vínculos entre la izquierda y el centro político.
El ex Presidente Lagos -en todo caso- ha preferido mantenerse al margen de las disputas presidenciales y ha pedido, aseguran cercanos, que no “usen su nombre” para esta actividad.

Hasta el momento asistirían, además del grupo inicial, Jaime Jara, Mario Cabezas, Sergio Muñoz, Jaime Soto Miranda, Angel Flisfisch y Andrés Bianchi.

/gap