Chaleco antibalas, una máscara de gas, canilleras, un casco y la credencial de prensa: así sale a trabajar todos los días Francisco Rizquez, el fotógrafo venezolano que se dedica a retratar de cerca – bien de cerca- la violencia en las marchas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

“Peso humano 31M”

“Peso humano 31M”

“A mí lo que me gusta es eso, estar bien adelante, además tengo un lente de 14 milímetros, tengo que estar súper cerca para que se vean bien las cosas“, cuenta a Infobae este joven de 29 años que decidió dedicarse a la fotografía hace solo un año y medio, cuando su carrera de patinador se detuvo por una inesperada lesión.

En ese momento comenzó con un proyecto documental de fotografías desde las alturas, lo social no formaba parte de su agenda. Hasta que en Venezuela estalló todo.

“Símbolos patrios 24M”

“Símbolos patrios 24M”

Luego de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de anular el Parlamento – sentencia que luego revirtió- los venezolanos se volcaron masivamente a las calles. Ya llevan más de dos meses de protestas y en al primera línea, las cosas se ponen feas. La Guardia Nacional Bolivariana, la policía militar chavista, reprime, y los jóvenes “guarimberos” que están al frente responden con piedras, y bombas molotov caseras. En el medio está Francisco y en sus fotos se percibe el peligro.

“Guerrero de fuego”

“Guerrero de fuego”

“Rodeado por gas 22M”

“Rodeado por gas 22M”

“El primer día fue un desastre, no tenía máscara de gas, le corté una manga a una camiseta, pensé que con eso alcanzaba y me metí… obviamente me ahogué pero a pesar de todo logré muy buenas fotografías”, cuenta orgulloso. A partir de allí logró su identidad de trabajo: fotografiar bien de cerca, los más que pueda, a los manifestantes.

“Cicatrices 1/2 20M”

“Cicatrices 1/2 20M”

“Cicatrices 2/2 20M”

“Cicatrices 2/2 20M”

/gap