Un informe de la empresa estadounidense StratFor, especializada en servicios de inteligencia, señala que a medida de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, moldea sus políticas sobre América Latina, dos países son los que resultan más preocupantes: Cuba y Venezuela.

Desde 2014, Washington ha tratado de arreglar los lazos con La Habana. Trump ahora tendrá que decidir si continuar, enmendar o revertir las políticas implementadas por su predecesor, Barack Obama. Mientras tanto, el empeoramiento de la situación –con disturbios y luchas políticas– en Venezuela será cada vez más difícil de ignorar para la Casa Blanca.

Los destinos de Cuba y Venezuela pueden no estar tan separados como parecen a primera vista. Si los Estados Unidos toman medidas para enfriar sus lazos con Cuba, el gobierno en Venezuela podría ser capaz de aferrarse al poder por más tiempo.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Reuters)

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (Reuters)

El informe afirma que los problemas en Cuba y Venezuela no están de ninguna manera al tope de la agenda de la nueva Administración estadounidense. Durante mucho tiempo han tenido una atención menor que, por ejemplo, la guerra civil en Siria, el programa nuclear de Corea del Norte o la invasión rusa en Ucrania. Sin embargo, hay un número de funcionarios estadounidenses que tienen una participación en las relaciones diplomáticas de Washington con los dos Estados latinoamericanos.

Entre ellos, hay legisladores que argumentan que La Habana ha recibido demasiadas concesiones de Washington al mismo tiempo que ha hecho muy pocas, en particular con respecto a los derechos humanos. Sin embargo, también hay un creciente grupo de legisladores que aboga por un comercio más libre con Cuba. Pero sus voces pueden no ser lo suficientemente fuertes como para influir en la decisión de Trump.

Después de todo, es probable que Cuba no sea un tema suficientemente crucial para el Congreso de Estados Unidos para que los legisladores intenten presionar al presidente para que apoye el proyecto de ley del Senado. Aunque los republicanos a cargo de las ramas legislativa y ejecutiva han tenido diversos grados de éxito en revertir las iniciativas de Obama en varias otras áreas, los lazos de Washington con La Habana son un tema doméstico mucho menos sensible que asuntos como el cuidado de la salud.

Raúl Castro

Raúl Castro

El retroceso en el alcance de la Casa Blanca hacia Cuba, entonces, es algo que el presidente puede seguir rápidamente con pocas consecuencias políticas en su país. Aunque el apoyo popular a mejores vínculos con Cuba es más alto de lo que ha sido en décadas, varios legisladores estadounidenses influyentes –incluyendo el republicano Marco Rubio y el demócrata Robert Menendez– se opusieron a la decisión de Obama de comenzar las relaciones con La Habana en 2014.

A pesar del apoyo sustancial de ambos lados para el mayor comercio con Cuba, pocas compañías o individuos de los EEUU incurrirían en pérdidas si las regulaciones del comercio fueran apretadas una vez más. Así que mientras muchos políticos y empresas estadounidenses quisieran tener mayor acceso al mercado cubano, no es necesario. Cuba sigue siendo una nación relativamente pobre de unas 12 millones de personas con pocos vínculos comerciales con Estados Unidos.

Trump podría, por lo tanto, rescindir parte de las órdenes ejecutivas de Obama, liberando las regulaciones comerciales y de viaje a Cuba sin mucho riesgo de contragolpe en casa.

Nicolás Maduro y Raúl Castro (AFP)

Nicolás Maduro y Raúl Castro (AFP)

La crisis en Venezuela

En Venezuela, el camino de la Casa Blanca es mucho menos claro. Las crisis sociales y económicas del país tienen una prioridad demasiado baja como para justificar la intervención directa de los Estados Unidos.

Washington está ciertamente preocupado por el papel de Venezuela como centro regional de narcotráfico, su movimiento hacia un Estado de partido único y el aumento de la inmigración de venezolanos a los países vecinos a medida que se profundiza la crisis económica del país.

Sin embargo, cualquier medida para el Estado venezolano sólo empeorará las duras dificultades económicas del país. Y debido a que los problemas de Venezuela no representan una amenaza significativa para los Estados Unidos, la mayoría de las Administraciones anteriores en Washington se han contentado con dejar al gobierno bolivariano en su lugar.

Este enfoque ha convenido a los líderes cubanos. Para La Habana, la supervivencia de un gobierno amistoso en Caracas es una cuestión de seguridad nacional: Venezuela proporciona a la pequeña nación isleña alrededor de 55.000 de los menos de 170.000 barriles de crudo y combustibles que consume por día, con un fuerte descuento. Este acuerdo ha aislado en gran medida al gobierno cubano con escasez de dinero de los picos en los precios del crudo.

Los venezolanos quieren un cambio de gobierno (Francisco Rizquez)

Los venezolanos quieren un cambio de gobierno (Francisco Rizquez)

De alguna manera, sin embargo, también ha actuado como una camisa de fuerza, cerrando firmemente el destino del gobierno cubano en Venezuela. (No es de extrañar que, en medio de la creciente inestabilidad en Venezuela, La Habana se ha movido rápidamente para apuntalar su defensa del gobierno venezolano). Incluso sin la amenaza del colapso del gobierno en Venezuela, los líderes cubanos estarían preocupados por la disminución de la producción de la empresa estatal de energía Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Es probable que La Habana carezca de los fondos para reemplazar inmediatamente el petróleo venezolano barato con importaciones a precio completo de los productores de otros lugares, dejándolo con pocas opciones excepto el racionamiento de combustible en el caso de que los suministros de energía venezolanos disminuyan.

El presidente cubano, Raúl Castro, mantendrá así su apoyo a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, en los próximos meses. La única alternativa sería poner en peligro su propio asiento en el poder. Según una fuente de StratFor, La Habana ha enviado fuerzas paramilitares cubanas a Venezuela a través de los puertos de La Guaira, Guanta y Puerto Cabello, además del personal de inteligencia que ya se había estacionado en el país. Caracas pretende incorporar estas fuerzas dentro de las unidades de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) encargadas de erradicar las persistentes protestas del país.

El chavismo reprime a diario a la población civil que se manifiesta contra Maduro (Reuters)

El chavismo reprime a diario a la población civil que se manifiesta contra Maduro (Reuters)

Una cuestión de prioridades

Es esta relación entre Cuba y Venezuela la que la Casa Blanca tendrá que tener en cuenta a medida que fije sus políticas hacia cada país, especialmente este último, más problemático.

Las manifestaciones en Venezuela, que ya tienen más de dos meses de duración, reflejan la profunda insatisfacción de la gente con la Administración de Maduro. También es poco probable que se disipe en el corto plazo, a pesar de la fuerte vigilancia y el aumento de las detenciones, lo que pone en duda la capacidad del partido gobernante para ganar las elecciones que vengan en el futuro. Mientras tanto, con la Procuraduría General de Venezuela cada vez más en desacuerdo con el círculo íntimo de Maduro, las luchas internas entre la élite política del país probablemente se intensificarán.

Estos problemas no impedirán que Cuba continúe apoyando al gobierno de Maduro (o cualquier gobierno sucesor similar que surja). A corto plazo, las importaciones de energía confiables y de bajo costo son demasiado importantes como para arriesgarse a perder ante un cambio en el gobierno. Y si los Estados Unidos rescinden sus concesiones a Cuba, La Habana tendrá pocas razones para no incrementar su apoyo a la Administración venezolana a la que Washington se opone.

El régimen militar de Nicolás Maduro reprime a la población civil (AFP)

El régimen militar de Nicolás Maduro reprime a la población civil (AFP)

De hacerlo, la vida de la Administración de Maduro o de un sucesor aliado podría alargarse, garantizando la seguridad de La Habana en sus importaciones de combustible para el futuro cercano.

Sin embargo, también resultaría en una mayor represión y violencia contra los partidos de oposición venezolanos, poniendo a los Estados Unidos en la incómoda posición de tener que elegir entre imponer sanciones más severas a Venezuela o permitir que un gobierno más autoritario permanezca en el poder sin oposición en Caracas.

Sin duda, estas preocupaciones entrarán en las discusiones de la Casa Blanca. Pero probablemente no determinará la decisión final de la Administración sobre sus estrategias cubanas y venezolanas. Con muchos otros temas más apremiantes a los que atender, Trump podría elegir fácilmente dejar estas preguntas de lado por el momento.

/gap