Es interesante constatar como los gobiernos, en su último año, empiezan a enviar “propuesta” de leyes, que en sus campañas eran prioridad y después sólo a meses de terminar el período de gobernar, son utilizados para “mantener” la ilusión que ahora sí que se concretará el “envío” de un proyecto para mejorar lo ofrecido primeramente, y ésto  es totalmente transversal y muy típico de quienes desean gobernar nuestro país.

Todos sabemos que existen prioridades en la vida, como también el hecho de ser realistas y consecuentes con nuestros recursos, sin embargo, cuando vemos que como país tenemos problemas urgentes que resolver, y para ello creamos comisiones que nos puedan dar señales para enfrentar los desafíos, éstas simplemente quedan archivadas, como el informe de la Comisión Bravo, compuesta por 25 expertos, entregado en Septiembre 2015. Hoy han pasado casi dos años, y aún no se implementa nada de lo allí sugerido.

Creo que mientras no exista un acuerdo país, en el tema previsional, en que todos aporten en conocimiento, puntos de vistas diferentes, sin ideologías políticas, sin mezquindades y principalmente sin populismos, tendremos un consenso que nos permitirá mejorar las paupérrimas pensiones en nuestro país.

Es un conjunto de factores que inciden en las bajas pensiones, no sólo es un tema de AFP como se cree, sino que influyen los bajos sueldos, los períodos sin cotizar, la cesantía, la poca flexibilidad del sistema laboral especialmente en las mujeres que tiene mayor impacto, la nula oportunidad de trabajo para los jóvenes, la postergación de la  obligatoriedad de cotizar de los independientes, el bajo crecimiento del país, son algunos de los problemas que se traducen en pensiones miserables.

Que mayor desafío, que encontrar una solución a los miles de problemas que afectan a nuestra gente, y especialmente a los adultos mayores, que sólo desean tener una pensión digna, después de haber entregado toda una vida en post de hacer grande a nuestro país, que devolverle la mano y proteger su vejez  donde puedan satisfacer sus necesidades mínimas al final de  la vida.

Margot Guerrero Bruner

Asesor Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com

/gap