En la mayoría de las fotos se lo puede observar al dictador sonriendo con sus asesores mientras aviones de combate y helicópteros llevaban adelanto los ejercicios en uno de los aeródromos.

La agencia estatal de noticias norcoreana felicitó a la fuerza aérea por su capacidad de “destruir cualquier blanco, incluidos los portaaviones enemigos”.

Los aviones norcoreanos muestran los colores del país

Los aviones norcoreanos muestran los colores del país

Este ejercicio militar fue una nueva señal de Pyongyang a Occidente, en medio de la creciente tensión en la península.

La actividad se llevó a cabo apenas unos días después de que Estados Unidos y Japón realizaran un simulacro conjunto en aguas de la península coreana.

Kim Jong-un ríe junto a sus asesores

Kim Jong-un ríe junto a sus asesores

Según la agencia norcoreana KCNA, Kim Jong-un llegó cerca de las 9 de la mañana para dirigir el concurso en el que los pilotos norcoreanos mostraron sus habilidades para atacar “al enemigo”.

En las imágenes difundidas se pueden ver grandes explosiones en el suelo y cohetes lanzados desde los aviones.

El objetivo del ensayo militar era simular la destrucción de portaaviones enemigos

El objetivo del ensayo militar era simular la destrucción de portaaviones enemigos

El dictador ordenó a sus solados “volar a una altitud muy baja”.

Según expertos en Corea del Sur, los bombarderos utilizados durante el ensayo incluyeron a los cazas Sukhoi Su-25 Frogfoot, MiG-29, MiG-23, MiG-21 y MiG-15.

En lo que va del año, Pyongyang ha lanzado una decena de misiles balísticos, desafiando las sanciones impuestas por la ONU.

La semana pasada, Estados Unidos probó un sistema interceptor para derribar misiles balísticos, similares a los utilizados por el régimen norcoreano.

/gap