El caso de espionaje en la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) y que sacudió al mundo empresarial parece no ser el único. Esto, porque la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (Asoex) presentó una querella el viernes pasado por el mismo hecho.

Según La Tercera, la agrupación indicó que fue víctima de delito informático, a través del cual se habría traspasado información relevante.

La acción judicial la presentó el abogado Matías Balmaceda y fue admitida a tramitación el lunes en el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago.

“En enero de 2016 se inició una investigación interna con la finalidad de establecer el apoderamiento y difusión de información interna de Asoex. Lo anterior, debido a la recopilación de ciertos antecedentes que permiten presumir la participación de un funcionario de la Compañía Fresh del Monte (de productos agrícolas), que estaría lucrando con el traspaso de información sensible de las compañías que integran la entidad”, señala el escrito.

Respecto a los sospechosos, el gremio indica que realizaron “la extracción y envío de un archivo denominado ‘archivo de planos’, pero fuera del horario convencional de trabajo, lo que confirma aún más las sospechas respecto de los presuntos involucrados”.

“Esta planilla contiene información relativa a la cantidad, calidad, tipo y precio de la fruta a exportar. La información solo debe ser distribuida entre las empresas parte de Asoex”, agrega.

Entre los presuntos beneficiados por esta situación, el documento señala que los archivos sustraídos habría sido enviado a la firma que se dedica a la logística de fruta de exportación, In-Globo.

“Esta empresa, reconocida a nivel internacional, adquiere por medio de un tercero y de forma ilegítima información confidencial, que posteriormente es facilitada a otras empresas que no son parte de la asociación”, sentencia.

Asimismo, el escrito sostiene que “el origen de las emisiones de información se encontraría en Valparaíso, desde Fresh del Monte, a través del usuario “OCisternas”, que corresponde precisamente a Orlando Cisternas Vásquez, un funcionario de la empresa antes indicada, quien descargaría la información enviándola a la empresa In-Globo”.

“La información obtenida, esto es el ‘archivo de planos’ y otras planillas con información comercial relevante, estaría siendo descargada en el extranjero, precisamente en Miami, y en las ciudades de Valparaíso, Rancagua, Curicó, Talca y Chillán, por empresas ajenas a Asoex”, asegura.

/gap