La Justicia electoral de Brasil tiene previsto juzgar, este martes jueves, la validez de los comicios de 2014, y su veredicto puede acarrear la anulación del mandato del presidente Michel Temer.

En esa ocasión, resultó reelegida la fórmula Dilma Rousseff (PT) – Michel Temer (PMDB) para el período 2015-2018. Temer reemplazó el año pasado a Rousseff, destituida por el Congreso por manipulación de las cuentas públicas.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), de siete miembros, examinará denuncias de “abuso de poder económico y político” en la campaña.

Están previstas cuatro sesiones: este martes a partir de las 19:00 locales (22:00 GMT), el miércoles 7 a las 09:00 (12:00 GMT) y el jueves 8 una sesión a las 09:00 y otra a las 19:00 (12:00 y 22:00 GMT, respectivamente).

En teoría, podría haber menos sesiones si las deliberaciones acaban antes; el TSE también podría añadir sesiones si las exposiciones se prolongan; y las sesiones podrían suspenderse por pedidos de “vista” (para examen del expediente) por parte de cualquiera de los siete magistrados.

La Justicia electoral de Brasil tiene previsto juzgar, entre este martes y el jueves, la validez de los comicios de 2014, y su veredicto puede acarrear la anulación del mandato del presidente Michel Temer (Reuters)

La Justicia electoral de Brasil tiene previsto juzgar, entre este martes y el jueves, la validez de los comicios de 2014, y su veredicto puede acarrear la anulación del mandato del presidente Michel Temer (Reuters)

Orden del día

En la primera sesión, el relator del caso, Herman Benjamin, leerá su informe; los abogados de la defensa (tanto de Rousseff como de Temer) podrían cuestionar previamente la competencia del tribunal o pedir el retiro de ciertas pruebas.

En ese caso, los magistrados deberán pronunciarse antes de que Benjamin dé lectura a su informe; éste resumirá las gestiones, los alegatos y las pruebas obtenidas durante la investigación.

El TSE oirá luego los alegatos de la acusación y de las defensas, así como los del Ministerio Público, de un máximo de 20 minutos cada una.

Acto seguido, Benjamin comunicará su voto. Según los medios brasileños, pedirá la anulación de la elección.

Los demás jueces lo seguirán en la votación. El último en emitir su voto será el presidente del TSE, Gilmar Mendes.

Todos los magistrados pueden modificar su voto hasta el final del juicio, por lo cual ninguna mayoría es definitiva hasta que se dé por cerrado el caso.

Las “vistas” no tienen plazo, a menos que el propio solicitante lo anuncie. Según fuentes judiciales, cada vista puede durar hasta diez días, prorrogable por otros diez. De ese modo, el proceso podría terminar este mismo mes o arrastrarse hasta agosto, según las evaluaciones. Del 1 al 31 de julio hay feria judicial en Brasil. El presidente del TSE puede aplazarla o interrumpirla, en caso de urgencia.

Michel Temer y Dilma Rousseff, una alianza que terminó muy mal

Michel Temer y Dilma Rousseff, una alianza que terminó muy mal

La sentencia

El TSE puede decidir:

– Devolver el caso a la fase de verificación de pruebas.

– Desestimar las acusaciones y archivar el proceso.

– Rechazar las acusaciones parcialmente: por ejemplo, decidir que la culpable de todo es Dilma Rousseff, pero que Temer (que era su candidato a vice) no estaba enterado de nada. En ese caso, Rousseff perdería sus derechos políticos por ocho años y Temer seguiría siendo presidente.

– Aceptar la denuncia en su totalidad: en ese caso, anula la elección de 2014 y el mandato de Temer.

Si esto ocurre, el TSE decidirá si Temer es separado de su cargo inmediatamente o si puede seguir siendo presidente hasta agotar todos los recursos disponibles, ante el propio TSE y ante el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema).

La Constitución prevé que, en caso de vacancia de poder, el Congreso elija en un plazo de 30 días a una figura pública para completar el mandato en curso, que en este caso concluye en diciembre de 2018.

Algunos juristas invocan una enmienda de 2015 de la ley electoral que abriría la puerta a elecciones directas. Y otros llegan a la misma conclusión alegando que la vacancia de poder se produciría por anulación de la elección de 2014, lo cual volvería esa consulta inválida.

/gap