Era un secreto a voces al interior de la Sofofa. Ni si quiera se denunció con bombos y platillos como se hizo tras el hallazgo de un micrófono en la oficina del entonces presidente del gremio de la Industria, Hermann von Mühlenbrock, por parte de Rubén Aros, dueño de la firma de investigaciones de papel, Profacis, quien descubrió el viernes 19 de mayo el sospechoso artefacto que supuestamente espiaba las comunicaciones y grababa las imágenes del otrora timonel.

Y es que una semana antes de encontrar el micrófono en el techo de la oficina de Von Mühlenbrock, desconocido entró a las instalaciones de la Sofofa y robó el computador de la abogada jefe de Asuntos Regulatorios de Sofofa, Cecilia Flores, con material confidencial Von Mühlenbrock y su vicepresidente, José Juan Llugany, quien fue citado hoy a declarar ante la Fiscalía Oriente.

Fuentes de la industria confirmaron el robo y cuentan que la cámara de seguridad logró grabar a un individuo que paseaba por los pasillos del segundo y tercer piso, para pasar finalmente por el frente de la oficina de la presidencia de la Sofofa y llegar a la oficina de Flores, desde donde sustrajo su computador, el cual habría contenido “información relevante sobre las elecciones”.

El delito se mantuvo en completo secreto. Aunque desde la cúpula administrativa de la Sofofa aclaran que el hecho fue denunciado a Carabineros.

Este episodio, según fuentes de la industria, sustentaría la tesis de un complot y explicaría por qué el día de ayer la Fiscalía Oriente interrogó al gerente corporativo, Carlos Cayo, y a la Jefa de Administración, Priscila Cruz, quienes estuvieron en conocimiento del robo. Respecto Cecilia Flores, esta se encuentra fuera del país.

/gap