Antes que el actual gobierno termine su administración y deje el mando, hay un tema que, en particular, interesa y al mismo tiempo preocupa a  la Presidenta Michelle Bachelet: amarrar y que el Senado apruebe el proyecto que modifica el gobierno corporativo de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

Se trata de una iniciativa que contempla varios aspectos que, a lo menos, llaman la atención y que, al parecer, cuando se discutió la iniciativa en la Cámara de Diputados, nadie reparó en cómo una entidad termina siendo cooptada por la política y, en particular, por el oficialismo, por la Nueva Mayoría.

En entrevista, el senador de Renovación Nacional (RN), Baldo Prokurica, quien representa la Región de Atacama, plantea sus cuestionamientos sobre algunos aspectos que considera el proyecto de ley y sus efectos. Uno de ellos es que se contempla el aumento de capital en 400 millones de dólares, a pesar de que la empresa registra una deuda de 3.000 millones de dólares. Frente a esa situación, cabe preguntarse, ¿en qué se usarán esos 400 millones de dólares que se entregarán?, ¿para pagar, por ejemplo, las deudas o para aumentar los sueldos?

El senador, Baldo Prokurica advierte que “no nos parece que se capitalice la ENAP en 400 millones de dólares. La ENAP es una empresa muy capturada políticamente por los partidos de gobierno. Estos 400 millones de dólares que se van a capitalizar no es de lo que produce la ENAP, sino que son recursos de los bolsillos de todos los chilenos. Le vamos a pasar esa enorme suma de dinero a una empresa que tiene un currículo vitae lleno de cosas raras. No nos olvidemos del desmalezado, no nos olvidemos de las indemnizaciones (él fue querellante en la causa) donde gente que trabajó tres años se hacía acreedor de indemnizaciones por 12 años que llegaban a más de 200 millones de pesos, o sea, a ENAP la habían transformado en una fábrica de indemnizaciones”.

Según Prokurica, y a modo de ejemplo para entender la abultada suma de dinero que se pretende entregar a la ENAP, sin que sea una empresa eficiente, comenta: “Esto es como decir: ¡mire, mi hijo maneja tan mal que se ha chocado cinco autos y le voy a pasar cuatro más para que se los choque! Sinceramente, entregarle 400 millones de dólares a una empresa que todos saben que ha sido capturada políticamente por ciertos partidos de la Concertación, hoy, Nueva Mayoría, pero que, además, tiene un patrimonio que es un cuarto de su deuda, mucho del cual ha sido generado por malos manejos y la empresa carga con un lastre de ineficiencia y de una serie de problemas”.

Añade, “no hay ninguna justificación para la entrega de esos dineros, porque parece al final de cuentas una suerte de cheque en blanco. No hay ninguna norma dentro de la ley y tampoco lo manifiesta la gente del gobierno en el sentido de decir, por ejemplo, que esta plata la invertirán para comprar una planta de refinado de combustible y nosotros dijimos que se indicara, expresamente, en qué se invertirá y no quisieron”.

Baldo Prokurica señala que otro de los problemas que evidencia este proyecto de ley tiene que ver con la forma en que se van a determinar los sueldos del directorio de la ENAP y de las firmas co-ligadas. “Para esos directorios, el sueldo lo va a fijar el Ministro de Hacienda, nos parece impresentable esta fórmula. Lo que debiera ocurrir con el tema de los directorios, en todas las empresas si queremos que sean eficientes y competitivas, que sean atractivos estos cargos, debieran ganar el sueldo que ganan las empresas del mismo tipo en el mercado”.

-¿Antes que termine el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet se podría tener aprobado este proyecto?

Obvio, si eso es lo que quieren.

-¿Cuál es la dificultad práctica de que el Ministro de Hacienda de turno sea el que defina los sueldos de los integrantes de los directorios, tanto de la ENAP como de las otras entidades co-ligadas?

Ése es un procedimiento que en un país serio no puede existir, porque la determinación de las remuneraciones de los directorios no se puede dejar entregado al solo criterio del Ministro de Hacienda. Aquí, hasta el propio senador Carlos Montes que preside la Comisión de Hacienda, lo entendió. Esto no es una cuestión seria para fijar las remuneraciones de los directorios.

-A su juicio, ¿cómo debiera ser el procedimiento?

Una, dos o tres autoridades, pero sobre un marco determinado. Por ejemplo, con un promedio de las cinco o seis empresas que existen en esta materia, de manera de pagar un sueldo justo, que sea competitivo y de acuerdo a las responsabilidades que esta  gente tiene. No se trata tampoco de pagarles sueldos de hambre, porque si no vas a tener empresas que tienen una deuda de 40 mil millones de dólares y un patrimonio entregado a gente que no tiene idea.

-Entonces, con esta fórmula que promueve el actual gobierno, ¿los sueldos se podrían fijar en función del color político que el funcionario de alto rango tenga?

Obvio que se fijarán en función de criterios políticos. Yo tengo a mi compadre que está en el directorio de la ENAP y le subimos el sueldo, dirán algunos. Es, definitivamente, un mal criterio que el Ministro de Hacienda determine las remuneraciones de una empresa tan importante como ésta. Eso, es un sistema malo que no me parece.

¡Los sueldos!

Accedimos a las dietas de los directores de la ENAP, por ejemplo, en el período mayo 2016/abril 2017. Para ser director hay que ser chileno, el cargo es por tres años y pueden ser reelectos indefinidamente.

El detalle es el siguiente:

María Isabel Rodríguez González $9.389.662; Carlos Jesús Acosta Carmona $9.422.379; Bernardita Keymer Piedrabuena $9.745.510; Jorge Andrade Fierro $9.176.695; Alejandro Marinovic Jadresic $10.759.896; y Paul George Obilinovich Schiodtz $8.634.200.

En el caso de las compensaciones a los gerentes de ENAP, en el período mayo 2016/abril 2017, el listado es:

Denisse Abudinen Butto (gerente de planeamiento y gestión) $113.684.669; Andrés Alonso Rivas (ex gerente de gas y energía) $11.051.892; Marco Antonio Arróspide Rivera (Gerente de Gas y Energía) $ 120.685.060; Enrique Azar Núñez (Gerente de Administración y Finanzas) $ 127.796.308; Rodrigo Sandoval Bloomfield (Ex Gerente de Planeamiento y Gestión) $  20.782.079; Antonio Canales Moreno (Gerente HSE) $ 42.108.855, ha percibido viáticos por comisiones de servicios en los últimos 12 meses por $698.437 y US$2.704; Manuel Del Carril (Gerente Legal) $ 130.481.202, ha percibido viáticos por comisiones de servicios en los últimos 12 meses por $444.982 y US$ 16.443; Andrés Santander Fuenzalida (Gerente de Recursos Humanos) $ 123.566.676, ha percibido viáticos por comisiones de servicios en los últimos 12 meses por $ 292.184 y US$ 625; Enric Marc Bernaus Llambías (Gerente de R&C) $ 135.814.339; Arturo Serqueira Méndez (Gerente de Asuntos Corporativos) $127.405.213, ha percibido viáticos por comisiones de servicios en los últimos 12 meses por $ 1.095.829 y US$ 6.648; Hesketh Streeter Evans (Gerente de E&P) $ 121.294.658, ha percibido viáticos por comisiones de servicios en los últimos 12 meses por $ 1.636.327 y US$ 8.534; y Marcelo Tokman Ramos (Gerente General) $ 133.573.614, ha percibido viáticos por comisiones de servicios en los últimos 12 meses por US$ 4.929

Por Daisy Castillo Triviños para elmuro.cl

/psg