A pocos días del debut en la Copa Confederaciones, en el hotel de concentración de Moscú el foco no solo está puesto en lo futbolístico, ya que el plantel de la Roja se encuentra en plena negociación por los premios con la dirigencia, lo que ha tensionado el ambiente, ya que los futbolistas estarían pidiendo como recompensa cerca del 100 por ciento del dinero que entrega la organización (ver recuadro).

En los últimos años, la “generación dorada”, que lideran Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gary Medel y Claudio Bravo, ha ido subiendo sus exigencias, a medida que ha logrado posicionar a la Roja como uno de los equipos más reconocidos del mundo, al punto que, desde las eliminatorias para Sudáfrica 2010 a la fecha, el plantel suma más de 37 millones de dólares en premios (ver infografía).

En la ruta a Sudáfrica, el equipo que dirigía Marcelo Bielsa pactó con la ANFP el 50% del premio que otorgaba la FIFA por clasificar, a lo que sumó los bonos por ubicación en la tabla durante la eliminatoria, totalizando US$ 4 millones. Para la Copa América 2011, las clasificatorias a Brasil 2014 y la Copa del Mundo de ese año, el plantel también acordó ir mitad y mitad con la Asociación.

Sin embargo, el gran salto vino en la Copa América 2015, cuando el timonel de la ANFP de entonces, Sergio Jadue, accedió a ceder como premio el 100% de lo que entregaba la Conmebol: al campeonar, el plantel facturó US$ 6 millones y medio. Al año siguiente, la directiva de Arturo Salah logró bajar esas pretensiones. Al campeonar en la Copa América Centenario, el plantel ganó US$ 5,2 millones, equivalentes al 80% de lo que entregó la Conmebol. Eso sí, los jugadores aún no reciben parte de esos dineros, al igual que los bonos por las actuales eliminatorias.

Las platas de Rusia

La otra alza importante se firmó en noviembre de 2015, con Jaime Baeza en la testera (Jadue recién se había ido a Miami), por los premios en las actuales eliminatorias.

El equipo pactó US$ 7 millones por clasificar, a lo que se suman bonos por convocatoria y por resultados. Cada jugador, solo por ser citado, recibe 13.200 dólares (se paga a un tope de 23 futbolistas por jornada). En cuanto a los puntos, la ANFP se obliga a pagar 20 mil dólares por triunfos de local; US$ 25 mil por victorias como visita; US$ 10 mil por empates de local, y US$ 15 mil por igualdades afuera.

Hasta ahora, con la campaña en las actuales eliminatorias, la Roja ya tiene asegurados premios por US$ 3.795.000 (cuatro triunfos de local; dos de visita; dos empates en casa y uno afuera). Por las citaciones, van US$ 4,2 millones, cifra que alcanzará, al término de las clasificatorias, a US$ 5.300.000.

En total, en caso de clasificar, la Roja podría recaudar unos 17 millones de dólares.

/gap