Se acabó la espera. La PDI confirmó que el cuerpo encontrado en un sitio eriazo de Quilpué, corresponde a Laura Landeros, la joven de 23 años de quien se perdió el rastro cuando salió a trotar hace más de una semana.

Los equipos de emergencia recibieron una alerta que daba cuenta del hallazgo de un cuerpo de sexo femenino en las inmediaciones de una torre de telecomunicaciones en el sector de El Belloto, en Quilpué.

Una vez en el lugar, la PDI realizó las primeras diligencias confirmando que las ropas que vestía la mujer eran las mismas que portaba Laura Landeros al momento de su desaparición.

Mas tarde, otros antecedentes ayudarían a comprobar que la mujer, era la joven desaparecida.La joven desapareció hace un poco más de una semana mientras salía temprano a trotar.

Desde ese día un operativo a cargo de vecinos, funcionarios municipales, carabineros, la PDI, y familiares intentó dar con el paradero de la joven madre.

A eso de las 19:30 horas la PDI por medio de su cuenta de Twitter confirmó la identidad de la joven luego de un proceso de reconocimiento dactilar.José Araneda, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, señaló que “el cuerpo no tiene lesiones que podrían haber sido hechas por terceros”.

Además, Araneda declaró que “realizados los exámenes, el cuerpo presenta lesiones compatibles con una precipitación (…) subiendo a las plataformas superiores desde donde criminalistamente se podría señalar que saltó desde las instalaciones de la antena”.

Asimismo, el gobernador de la Provincia de Marga Marga, Christián Cardenas señaló que “hemos confirmado que encontramos a Laura Landeros, en el sector de Belloto norte, quiero agradecer a todas las policías que trabajaron en su búsqueda (…) quiero darle las condolencias a toda la familia Landeros y a todos aquellos que estuvieron preocupados por la situación del día de hoy”.

Según antecedentes divulgados por la PDI, la tesis del suicidio se maneja en base a los antecedentes de la fallecida, además de las condiciones en que fueron encontrados sus restos.

/gap