El arquero y capitán de la selección chilena de fútbol, Claudio Bravo, abandonó sorpresivamente este lunes la concentración de la “Roja” en Cluj, Rumania, donde mañana martes se medirán ante el seleccionado local como preparación para la Copa Confederaciones en Rusia. El meta del Manchester City viajó a Barcelona “por motivos personales”, aunque mañana se integrará al grupo que dirige el técnico Juan Antonio Pizzi.

Según trascendió, el portero habría viajado por un juicio pendiente contra la Real Sociedad, debido a dineros que se le deben por su traspaso al cuadro culé. Recordemos que esta mañana el DT del elenco nacional descartó a Bravo para el choque frente a los rumanos, debido a que aún no se recupera de la lesión en el gemelo izquierdo. “Todavía no hemos recibido del médico el alta correspondiente para que compita a la alta intensidad. Iremos esperando hasta el jueves o viernes viendo cómo va su evolución y ver cuándo se puede reintegrar a los entrenamientos”, dijo sobre el portero “Macanudo”.

Con respecto a esta situación, el médico de la “Roja”, Fernando Yáñez, manifestó que “hay que recordar que por su posición tiene una recuperación más larga. Los gemelos son de una recuperación más lenta. Estamos en rehabilitación en dos tandas. Tenemos la ventaja de estar todo el día con ellos (los jugadores), no tenemos un plazo para que entrene con normalidad. No lo tenemos definido el plazo para que regrese”.

Por Ignacio Soto Bascuñan