Es un video de menos de 20 segundos donde se ve a un hombre conversando con una persona en un automóvil. Y luego, esa imagen pasa a un retrato hablado con un número donde llamar en caso de tener información.

Es el misterio que por estos días tiene ocupada a la Procuraduría General de México: dar con el paradero del misterioso hombre que estaba con Raúl Escobar Poblete, el “comandante Emilio”, y que formaba parte de la banda que mantuvo dos meses secuestrada a una ciudadana francesa en la localidad de San Miguel de Allende.

El interés especial es porque el sospechoso no es mexicano, y su captura podría permitir atar cabos en lo que se presume es una banda con alcances internacionales.

“Es una persona extranjera también que sabemos ahora que ha participado en casos semejantes”, señaló el pasado 1 de junio el procurador general del Estado, Carlos Zamarripa Aguirre. “Por su conformación, puedo decir que son personas de origen extranjero”, señaló.