El décimo robo de este año sufrió la familia del futbolista nacional David Pizarro en su residencia en Valparaíso. Hasta el momento no se sabe cuántos asaltantes ingresaron al inmueble.

El ingreso fue por una ventana de la casa, en la cual no había nadie al momento del robo. El o los asaltantes se llevaron una diversa cantidad de especies. Relojes que el futbolista había traído desde Italia a su padre fueron los objetos más preciados que robaron, además de dinero en efectivo.

Llama la atención que no se llevaron ninguna de las camisetas de Pizarro ni recuerdos de los equipos en los que se desempeñó.

El ex volante de la Selección Chilena, que acudió al lugar, expresó que “lamentablemente otra vez le toca a mi vieja y creo que esto es lo cotidiano que toca a las familias. Entonces da lata porque ya se viola la intimidad y es mucho más difícil poder dormir, sobre todo porque no es la primera vez que entran”.

/gap