Un tiroteo en una estación de tren de Baviera ha dejado varios heridos, entre ellos una policía que se encuentra en estado grave. El incidente se ha producido en torno a las ocho de la mañana en la periferia norte de Múnich y la policía descarta que haya habido una motivación terrorista. “El único atacante es un hombre, que actuó por motivaciones personales. No hay un trasfondo político ni religioso”, explicó un portavoz policial a los periodistas. La situación se encuentra bajo control, según ha indicado la policía.

Dos personas que se encontraban en la estación en el momento del tiroteo han sufrido también heridas, pero no se teme por su vida, según ha informado la policía de Múnich a través de Twitter. La agente está herida en la cabeza. El agresor, también lesionado, ha sido detenido.

La policía acudió a la estación de Unterföhring para efectuar un control rutinario, según el relato de la prensa local. El diario Bild asegura que los agentes después se presentaron en la estación después de recibir noticias de que había estallado una pelea en el andén. Una vez allí, un hombre cogió una pistola, según la policía, y comenzó a disparar. El incidente ha desatado un importante despliegue policial, incluido un helicóptero que ha sobrevolado la zona, próxima a Múnich, la capital bávara, situada al sur de Alemania.

Unterföhring se encuentra al norte de Múnich, en dirección al aeropuerto bávaro. La estación ha sido acordonada y la línea de tren regional ha quedado cortada durante la mañana.

El suceso se produce poco más de una semana después de un atentado en el centro de Londres en el que murieron siete personas y otro contra un agente de policía en París en que no hubo víctimas mortales.

/gap