Johnny Herrera fue uno de los grandes responsables de la derrota 2-3 que sufrió Chile ante Rumania en el último amistoso antes de la Copa Confederaciones. El portero de la Universidad de Chile recibió el respaldo de sus compañeros y de su técnico. Pero él mismo reconoce que pudo haber hecho algo más en el tercer y último gol de los europeos. “El primero es golazo, el segundo ni hablar y en el tercero tengo responsabilidad, es un accidente, así es mi puesto y ya está. Lo hice relativamente bien y estoy tranquilo”, señaló el golero que reemplazó al aún lesionado Claudio Bravo.

Cuando quedan cinco días para el debut en la Copa, aún no está asegurada la presencia del meta del Manchester City, por lo que Herrera debiera ser el elegido. “Bravo está lesionado, debe ser difícil para él. Pero el plantel lo apoya. Si me toca jugar ante Camerún, estaré feliz de afrontar el desafío”, avisó.

Finalmente, y analizando el lance contra Rumania, Herrera sostuvo que “no era necesario arriesgar tanto y nos vamos conformes. En los partidos por los puntos tendremos una actitud distinta”.