La escena se repite película tras película: la protagonista sale repentinamente hacia el baño llevándose la mano hacia la boca para contener las ganas de vomitar. Casi todos, hombres y mujeres, podemos mencionar al menos tres síntomas de embarazo sin haber pasado por la experiencia de ser padres. Pero lo cierto es que hay otros síntomas a los que pocas veces se presta atención, en especial cuando no se planificó un embarazo, y que suceden antes de la falta de la menstruación y los senos hinchados.

1. Tienes sueño, ¡mucho sueño!

El embarazo da sueño y produce la sensación de estar cansada todo el tiempo. Si lo piensas verás que tiene sentido: tu cuerpo está utilizando tu energía para gestar una vida, además de mantenerte en movimiento a ti; ¡tu cuerpo tiene que trabajar el doble!

Si eres como yo de poco dormir, seguro te parecerá extraño que desees permanecer en la cama mucho más tiempo, ¡aprovecha y descansa! Es lo mejor que puedes hacer para cuidar a tu pequeño retoño.

2. Cambia tu humor

Si, puede ser que un día te levantas amorosa con todo el mundo y al día siguiente odies a la humanidad en su conjunto… son las hormonas que están haciendo su trabajo.

La mayoría de las mujeres no asocia los cambios de humor a un incipiente embarazo; menos cuando no estaba en sus planes ser madres, porque de haber buscado un embarazo, estarían más atentas a los cambios que se producen en su organismo y ante la menor sospecha acudirían al obstetra.

3. Un leve sangrado

Se lo conoce como sangrado de implantación. Ocurre cuando el óvulo fecundado encuentra su lugar en el útero y se adhiere a sus paredes para desarrollar el embrión.

No sucede siempre y aunque el sangrado sea menor, muchas mujeres pueden confundirlo con la menstruación porque tiene lugar unos 15 días después de la fecundación, que casi siempre coincide con la fecha en que debería bajar la regla.

4. Malestar matutino o en el día

Algunas mujeres tienen náuseas muy molestas por la mañana y eso despierta su sospecha, pero cuando no se sospecha de un embarazo se pueden confundir con un mal estomacal por la ingesta de alguna comida muy pesada.

Ocurre que la > hace de las suyas y la mayoría de las embarazadas nos levantamos con unas náuseas horribles -en mi caso también ocurrían durante la noche así que me tenía que recostar un rato para que se me pasaran- aunque no todas las embarazadas las padecen.

5. Vómitos

Los vómitos son el compañero inseparable de las náuseas en muchas embarazadas. Sin embargo, no todas las mujeres pasan por lo mismo, algunas los sufren a diario y tienen que salir corriendo precipitadamente al baño porque no pueden contenerlos, otras solo los padecen una o dos veces, y algunas afortunadas nunca los padecen.

Recuerdo que en mis embarazos, durante los primeros tres meses el malestar era demasiado intenso como para llamarlo >.

6. Tu pareja también pasa por lo mismo

Muchos hombres tienen los mismos síntomas que sus mujeres cuando se embarazan, se le conoce como embarazo por simpatía. Sufren de náuseas, mareos e inclusive tienen más sueño de lo normal.

Es como si ellos también fueran a parir dentro de nueve meses -aunque entre nosotras, agradezcamos que ellos no son los que van a padecer los dolores de parto, ¡quien sabe qué sería de nuestra cordura si fueran los que van a parir!

Estos son los principales síntomas de un embarazo y que pueden pasar desapercibidos por las mujeres que no planificaron su embarazo. Además de la falta de menstruación, claro.

Si estás embarazada y no lo habías planificado, ¡tranquila! Primero asume la noticia y luego comienza a disfrutar de lo maravilloso que es tu cuerpo gestando una vida.

Y siempre ten presente que ante cualquier síntoma extraño o que te inquiete, lo mejor es acudir al obstetra antes de automedicarse.

/psg