“¿Cómo nos ponemos de acuerdo?”. La pregunta encabezaba la convocatoria a un reservado almuerzo en la sede de Icare, el miércoles 31 de mayo. La cita, que se inició a las 13.15 horas y que terminó recién pasadas las 16 horas, tuvo una asistencia que superó las expectativas de los organizadores. Se trataba del primer encuentro realizado por el nuevo grupo transversal de Políticas Públicas de dicha corporación, que preside Guillermo Tagle. Luego de la elaboración de un primer informe, surgió la idea de reunir en un debate a representantes programáticos de las candidaturas presidenciales para intercambiar posturas y dar pistas de cómo se puede construir una mirada común a partir de diagnósticos tan diferentes.

Ello explica que al encuentro llegaran invitados como la ex ministra de Educación y militante DC Mariana Aylwin; la representante de Revolución Democrática y del Frente Amplio, la actriz Javiera Parada; el director ejecutivo de Avanza Chile y jefe del equipo programático de la campaña de Sebastián Piñera, Gonzalo Blumel; el presidente del Consejo Ejecutivo del Centro de Estudios Horizontal y representante de Felipe Kast, de Evópoli, Hernán Larraín Matte; el jefe programático de la candidatura de Alejandro Guillier, Osvaldo Rosales, y el director de IdeaPaís y de la ONG “Me Comprometo”, Diego Schalper, quien había sido convocado como representante de la candidatura de Manuel José Ossandón.

A modo de anécdota, varios de los presentes cuentan que el inicio del almuerzo no estuvo exento de sorpresas. Cuando la moderadora del encuentro preguntó a los panelistas a qué candidatos representaban, Schalper sorprendió a los organizadores al responder “Piñera”. De hecho, el dirigente habría consultado a los demás participantes si preferían se retirara considerando la presencia de Blumel. Sin embargo, la opción fue desechada.

La lista de panelistas se completó con los 25 invitados que acudieron en representación de los empresarios y la sociedad civil.

Entre ellos, se encontraban el gerente general de la CPC, Fernando Alvear; el investigador de Cieplan, José Pablo Arellano; el Presidente de la AFP Habitat, Juan Benavides; el presidente de la Clasificadora de Riesgo ICR Chile, Álvaro Clarke; el director de la Fundación Chile 21, Álvaro García; el ex ministro y economista Jorge Marshall; el director ejecutivo de Elige Educar, Hernán Hochschild; el administrador provincial de la Compañía de Jesús, P. Agustín Moreira, y la directora del BCI, Manola Sánchez, hermana de la candidata del Frente Amplio, entre otros, quienes tenían derecho a preguntar.

Algunos de los presentes relatan que la reunión se desarrolló en un ambiente de cordialidad y que la mayoría coincidió en que si bien se requieren reformas para avanzar no se puede pretender arrasar con todo, bajo la teoría del big bang . Quienes representaban a los candidatos de la centroderecha insistieron en la necesidad de avanzar hacia un reformismo responsable basado en un mayor gradualismo. Todo en el marco de un debate calificado como “franco”.

Aunque para casi todos los panelistas Javiera Parada no expuso ideas distintas a las que ha enarbolado el Frente Amplio en materia económica, a los invitados sí les llamó particularmente la atención que ella aceptara el lucro en el mercado con regulaciones adecuadas. Sin embargo, la dirigenta también señaló con claridad que el lucro no se justifica en los ámbitos de la educación y la salud, pues debe ser el Estado el instrumento garante de esos derechos colectivos destinados al bienestar de la población.

La representante de Revolución Democrática, si bien coincidió en las actuales dificultades para lograr consenso en temas relevantes, insistió en que se está iniciando un nuevo ciclo político que resulta innegable. En la misma línea se mostró Hernán Larraín Matte, quien sostuvo que las visiones ideológicas antagónicas que han surgido en este nuevo proceso electoral dificultan los acuerdos y que ello se verá de manera más nítida con el próximo Congreso, pues habrá un ambiente bastante más polarizado.

En una postura más optimista se mostraron Mariana Aylwin y Gonzalo Blumel, quienes señalaron que se debe trabajar para recuperar el ambiente de consensos y el espíritu de diálogo que inspiró los primeros años de la transición bajo los gobiernos que lideró la Concertación. Larraín los llamó a no sentir nostalgia de esa época, a aceptar este nuevo ciclo político y a aprovechar estas elecciones primarias del próximo 2 de julio que -a su juicio- han actuado como un espejo para dejar en evidencia el escenario de una mayor distancia ideológica en los distintos sectores políticos.

También hubo discrepancias a la hora de definir en dónde se debe poner el foco, si en el desarrollo o la igualdad. Mientras algunos estimaron que no es posible lograr desarrollo sin mayor igualdad, los representantes de la centroderecha, salvo Larraín, dijeron que poniendo el foco en progreso se podrá construir una sociedad más justa. También hubo un sentimiento mayoritario en favor de avanzar hacia una descentralización del poder. Y casi todos coincidieron en que en un formato de diálogo y sin la presión de las redes sociales y las cámaras, se puede abordar con seriedad el actual escenario político y las dificultades que existen para impulsar políticas públicas de calidad.

/gap