Parece innato. Una cualidad impresa en el ADN masculino. Ellos se sientan así. No deben registrar la molestia que representa para el prójimo su manera de “explayarse”.

Pero el hábito ya tiene un nombre propio: “manspreading” (alude a la manera de sentarse de algunos hombres, en especial en el transporte público, con las piernas abiertas, invadiendo el espacio de los asientos adyacentes). Y hasta una campaña en la vía pública para impedirlo.

Así es como el diccionario Oxford definió esta costumbre en agosto de 2015, un año después de que un blog de noticias de Nueva York acuñara este término para calificar a los hombres que a diario desparramaban las piernas en los asientos del metro de esa ciudad.

En ese entonces, la federación de transporte de Nueva York había lanzado una campaña contra el manspreading o “despatarre masculino”. Y ahora hará lo propio la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT).

El operador de autobuses instalará a partir de la próxima semana adhesivos en los transportes con una iconografía simple y clara: una figura masculina sentada con las piernas abiertas y encima una cruz roja, en señal de prohibición.

El servicio de transporte de Madrid dijo en un comunicado que la postura “incomoda a otras personas”

El servicio de transporte de Madrid dijo en un comunicado que la postura “incomoda a otras personas”

El servicio de transporte dijo en un comunicado que la postura “incomoda a otras personas” y que los avisos tienen la intención de “recordar la necesidad de mantener un comportamiento cívico y de respetar el espacio de todo el mundo a bordo del autobús”.

La medida de la EMT llegó tras una petición hecha por un colectivo de mujeres llamado “Mujeres en Lucha”, en la que argumentaban que es común ver a mujeres “con las piernas cerradas y muy incómodas porque hay un hombre a su lado que está invadiendo su espacio con las piernas”.

La moción recogió más de 12.000 firmas y la etiqueta que creó el grupo feminista en redes sociales, #MadridSinManspreading fue utilizado por centenares de usuarios, para bien y para mal.