Después de un prolongado tiempo de tramitación, anoche el Senado despachó a la Sala de Diputados el proyecto de ley de Identidad de Género, avanzando de esta manera al segundo trámite Constitucional de la Cámara Baja.

Durante la jornada de ayer se zanjó la discusión respecto a la indicación que apuntaba a poner término al matrimonio y Acuerdo de Unión Civil en el contexto del procedimiento de cambio de sexo y nombre, rechazando la indicación.

El proyecto de ley permite solo a personas mayores de 18 años cambiar su nombre y sexo legal en el Registro Civil, siempre y cuando presenten certificados médicos para realizar el proceso.

“Como gobierno no estamos de acuerdo en solicitar ningún tipo de certificado”, expresó la ministra Secretaria General de Gobierno, Paula Narváez, una vez terminado el trámite legislativo. Además, explicó que “lo que se está estableciendo es que si no hay un vínculo matrimonial disuelto esto pasará a judicial”.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) destacó el proceso como un avance pero de igualmente se mostró insatisfecho ante la exclusión de niños y adolescentes del proyecto de ley. “Sus derechos fundamentales van a seguir siendo violados”, argumentó enfático Rolando Jiménez, activista del Movilh.

/gap