Hemos sido testigos del amplio despliegue de los candidatos presidenciales en los distintos canales de televisión. Pero, sólo más de lo mismo: palabrería sin ningún contenido. Beatriz Sánchez, declarándose feminista, apoyando el aborto y el matrimonio homosexual, pero rehuyendo cualquier respuesta que evidencie su intención de entregarle mar a Bolivia. Mayol quedó en evidencia al  ofrecer un tren moderno que recorriera todo Chile, sin tener la menor idea de lo que cuesta semejante inversión. Analizar a Ossandón resulta casi grotesco, por su falta de conocimiento y preparación respecto a problemas esenciales para el país. Guillier preocupado de hacerle guiños cada vez más concretos a la izquierda (incluso, con una niñita comunista como vocera). Esa frase le pertenece a Carolina Goic y es lo mejor que le he escuchado, porque es la primera señal en que da a entender que sus verdaderos adversarios están a su izquierda y que la DC debe recuperar una parte significativa del electorado moderado de centro, que claramente no se siente interpretado por la NM. Piñera, al menos ha presentado algunas propuestas concretas y realistas. Por ejemplo, en el tema de la educación, tanto él como Felipe Kast han señalado sin complejos que no se puede seguir avanzando hacia la gratuidad universal. Las razones que han dado se basan en el adecuado manejo económico del país y enfocan una visión más libre del sistema educacional. También me ha parecido interesante su pensamiento respecto al transporte público y algo ha expresado también en modificar la reforma procesal, lo que en esta columna hemos planteado como un camino indispensable para terminar con la delincuencia. Como nortinos, quisiéramos escuchar también alguna propuesta destinada a contener la inmigración incontrolada que afecta a nuestras regiones y que ya hice ver en mi período como Intendente, anticipando las consecuencias para la población local en materia de salud, educación y seguridad pública. Bienvenidos los extranjeros, siempre y cuando demuestren, desde su llegada y con papeles en mano, que vienen a aportar al desarrollo del país. Esto es lo que queremos: propuestas concretas (como la que acabamos de mencionar) y no palabrería populista, sin base sustentable y sin priorizar el gasto en las verdaderas necesidades del país, que por ahora no se vislumbra como van a poder ser satisfechas. Especialmente por la falta de recursos y exceso de endeudamiento con los que la Nueva Mayoría le entregarán el país al próximo gobernante.

/Columna de Waldo Mora Longa publicada en la pàgina editorial del Mercurio de Antofagasta

/gap