La chilena Soprole, controlada por la neozelandesa Fonterra, rechazó las acusaciones de una supuesta colusión en el mercado de compra de leche, tras la denuncia realizada por los diputados Iván Flores y Javier Hernández ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE), asegurando que aportará todos los antecedentes del caso si es requerida por la autoridad.

“Lamentamos profundamente que nos veamos injustamente enfrentados a una grave acusación, la cual carece de todo fundamento y sustento legal. Descartamos rotunda y tajantemente las acusaciones de participación de Soprole en una supuesta colusión en el mercado lácteo. Soprole adopta todas sus políticas e iniciativas, incluyendo la relativa a los precios de leche a productor, en forma competitiva e independiente y con estricto apego a la ley”, dijo la empresa en un comunicado.

En esta línea, la empresa señaló que “durante los últimos años la industria láctea y ésta compañía han sido permanente y rigurosamente monitoreadas por la Fiscalía Nacional Económica (FNE), en todo lo referente al mercado de compra de leche, sin que Soprole haya sido objeto de cuestionamiento alguno por parte de la autoridad fiscalizadora”.

Asimismo, Soprole argumentó que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) estableció en agosto del 2004 que las empresas compradoras de leche, debían cumplir una serie de medidas preventivas en beneficio de la transparencia del mercado, entre las cuales se destacan: mantener un listado público del precio de compra de la leche; anunciar con a lo menos un mes de anticipación cualquier cambio en las condiciones de compra de leche fresca; la necesidad de fundar la negativa de compra de leche a los productores que hayan realizado ofertas por escrito; y, llevar un registro de las ofertas que se rechacen, además de informar a la Fiscalía Nacional Económica, semestralmente, los cambios significativos en relación a productores antiguos así como la incorporación de nuevos.

“Todas estas medidas han sido cumplidas rigurosamente por Soprole durante los últimos 13 años”, sostiene la empresa.

“Consecuentemente hacemos un llamado a ser prudentes en no emitir juicios, acusaciones injustas u opiniones infundadas, más aún cuando ello se hace a través de la prensa, buscando un artificial efecto público. Como Soprole tenemos la más absoluta certeza que en todo momento hemos actuado con el más estricto cumplimiento y apego a la ley, y reafirmamos que esta es la senda que Soprole seguirá transitando”, puntualizó.

/gap