El nuevo iPad Pro no solo incluye el procesador más potente del mercado, también adopta una pantalla Retina mejorada respecto a la anterior generación del tablet de gran formato de Apple.  Una de las grandes innovaciones es una mayor tasa de refresco, frecuencia establecida en 120 Hz. Sin embargo, ¿de qué modo percibe el usuario esta implementación técnica? El siguiente vídeo nos saca de dudas.

Uno de los puntos más novedosos de las nuevas tabletas de Apple de 10.5 y 12.9 pulgadas se centra en la pantalla. Y no precisamente es así por escoger un nuevo tamaño –esas 10.5 pulgadas frente a las anteriores 9.7 pulgadas-. Además de un nivel de brillo superior, de 600 nits, menor reflectividad y una gama cromática más amplia, el panel del nuevo iPad Pro destaca por los 120 Hz fijados para la tasa de refresco.

Las características y novedades de la pantalla del nuevo iPad Pro

La misma Apple apuntaba que las mejoras aplicadas en la pantalla del nuevo iPad Pro reportarían una experiencia de uso más satisfactoria, con un display más rápido en sus reacciones y movimientos más fluidos en vídeos y juegos.

Pantalla Retina con 120 Hz del iPad Pro

¿Hasta qué punto tiene razón Apple? ¿Es tan marcada la diferencia ofrecida por una pantalla de 120 Hz? A juzgar por las primeras pruebas y comparativa en vídeo, todo apunta a que no solo es apreciable a simple vista, sino que se postula como una de las características del futuro.

Pantalla Retina 60 Hz VS pantalla Retina 120 Hz

Para muestra un botón y el siguiente vídeo se encarga de dejar patente las diferencias entre el display del iPad Pro de 12.9 pulgadas que funciona a 60 Hz frente al panel de nueva generación montado por el iPad Pro de 10.5 pulgadas, a 120 Hz.

Si bien la fuente aclara que el vídeo no puede reflejar con exactitud la diferencia puesto que depende del propio display sobre el que se reproduzca, con el hardware adecuado (pantalla con tasa de refresco superior a los 60 Hz) sí se puede ver que la pantalla del nuevo modelo de iPad se mueve mucho más fluida. Por decirlo de algún modo, las imágenes se desplazan con mayor suavidad, evitando trompicones.

Este efecto se aprecia en el scroll en una página web, en el efecto gráfico generado por el sistema iOS al abrir una app, en el zoom….en un sinfín de circunstancias. No obstante, el vídeo no deja ver finalmente las diferencias en la reproducción de vídeo o con juegos adaptados, otra de las facetas donde los 120 Hz marcarán la diferencia.

/psg