Después de ocho años y tres mandatos consecutivos al frente de la Asociación Nacional de Funcionarios del Registro Civil, Nelly Díaz, la histórica dirigenta sindical que lideró uno de los paros más extensos en el servicio público, en 2015, perdió la presidencia del gremio.

La sorpresa se dio porque el cargo recayó en Julio Peña (32) dirigente de la Sexta Región, quien ingresó a la nómina final como el candidato menos votado (465). Pese a obtener 1.367 sufragios y liderar las elecciones nacionales, realizadas el 31 de mayo pasado, Nelly Díaz necesitaba la confirmación de parte de las primeras siete mayorías de los comicios para asumir la presidencia, según dictan los estatutos de la asociación. No obstante, no pudo conseguirlo como en los tres periodos anteriores.
Julio Peña tiene cuatro años de experiencia como líder sindical y es oficial civil adjunto de la oficina de la comuna de Litueche, distante a 160 kilómetros de Rancagua.

“No me esperaba ser presidente. Tengo mis ideas claras y solo voté por mí. Y el resto de la mesa del directorio me siguieron votando. No comprendo por qué me dieron su apoyo”, señaló minutos después de saber que era el nuevo timonel.

El dirigente se declaró “apolítico”, y agregó que su foco estará en resolver la situación de los funcionarios sumariados por el paro de 2015.
Nelly Díaz, en tanto, le atribuyó el resultado a los “poderes fácticos” al interior del Registro Civil. “Perdí la presidencia porque los operadores políticos llegaron a la asociación. Yo no perdí la confianza de la gente, pues sigo siendo la primera mayoría en votos, doblando prácticamente al segundo”.

También acusó “una colusión” en la elección, la que estaría orquestada por Santiago González, principal opositor de su gestión, y adelantó que impugnará las elecciones. “Se coludieron para elegirse entre ellos. Tuvieron que escoger al más débil para que pudieran gobernar y en estos momentos tenemos un presidente nacional súper débil. Ellos podrán hacer y deshacer dentro del servicio”, enfatizó.

Respecto de las críticas de Díaz, Peña dijo que “es subestimar a la juventud cuando dice que seré un presidente débil. Primero pongámonos a trabajar y demostremos”.

La elección

Poco después de las 10 horas de hoy se reunieron los dirigentes nacionales electos en la oficina del sindicato, en calle Huérfanos, donde destacaban dos bloques: los adherentes de Díaz y los cercanos a Santiago González.

Se esperaba que ambos disputaran la presidencia del gremio, sin embargo el dirigente opositor optó por entregarle su apoyo a Peña y así evitar un nuevo mandato de Díaz. Con esto, Peña ganó la elección interna con cuatro votos contra los tres de la dirigenta histórica.

Tras esto, cercanos a la ex presidenta, quien ocupará el cargo de directora durante los próximos dos años, retiraron en cajas sus objetos de valor. En tanto, Peña ordenó que se quitaran los polarizantes grises de la oficina sindical, como señal de transparencia de su gestión.

Al interior de la cúpula dirigencial señalaron que las razones de la derrota de Díaz responden al cansancio de algunos funcionarios por la radicalización del gremio. También acusaron falta de transparencia en la toma de decisiones y poca renovación de los dirigentes.

“Hay que entender que las nuevas generaciones de dirigentes deben emprender el camino para dirigir la organización de los funcionarios”, dijo González.

/gap