Si bien estoy retirado de la vida pública, no puedo dejar de manifestar mi dolor por la situación dramática que están viviendo Enrique Ojeda y Jorge Sánchez, dos mineros atrapados en una mina en Aysén. Pero adicionalmente, más que dar entrevistas, creo necesario hablar para poner fin a las comparaciones con el accidente de la mina San José del año 2010, que me correspondió liderar.

Mas allá de las similitudes que existen en ambos casos, creo que no corresponde comparar estos eventos, ni menos aún tratar de politizar un drama humano y la angustia que están viviendo los afectados y sus familias.

El éxito del trabajo que realizamos en la mina San José no fue producto de alguien en particular, sino el resultado del esfuerzo y compromiso de más de mil personas que trabajaron en distintas labores, y también a los millones de chilenos que se unieron, dejando a un lado sus diferencias, y se esperanzaron con un desenlace positivo. No hubo divisiones políticas, religiosas o sociales. Hubo solo un sentimiento de humanidad para apoyar a quienes estaban sufriendo y para quienes estábamos haciendo nuestro máximo esfuerzo por encontrarlos.

El éxito de esa empresa colectiva fue de todo un país y es una gesta que recordaremos por siempre.

Hoy enfrentamos una nueva tragedia. Frente a ella, más que hacer comparaciones, lo que debemos replicar es el sentimiento de unidad con más fuerza que antes. No es el momento de buscar responsables o delegar responsabilidades en otros. Debemos promover la esperanza y confiar en que quienes llevan adelante el proceso de búsqueda y rescate tendrán éxito nuevamente.

Hoy nuestro compromiso debe estar con la empresa minera, los profesionales y trabajadores, con todas las autoridades que colaboran en el proceso, pero principalmente con las familias y amigos de nuestros mineros que están sufriendo en este momento.

Tengo puestas mis esperanzas en que esta misión tenga éxito y sueño con ver el reencuentro de Jorge y Enrique con sus seres queridos y volver a ver un espíritu de unidad en nuestro país, que es lo único que permite acometer grandes tareas.

Carta al diario El Mercurio de Laurence Golborne, Ex ministro de Minería

/gap