El sistema previsional vigente en nuestro país, está compuesto fundamentalmente por el ahorro individual de cada persona afiliada a una AFP. El aporte obligatorio de todo trabajador es del 10% que se le descuenta de la renta imponible. Cabe señalar que de casi 10.000.000 de afiliados al sistema, solamente cotiza 5.000.000 de personas.

Las personas que en algún momento no han seguido cotizando, no pagan comisión que cobra cada AFP, porque ésta es cobrada sólo a quien se encuentra cotizando, ya sea como dependiente o independiente. Hoy todos coincidimos en que el porcentaje del 10% de cotización es insuficiente, que éste no alcanza para financiar una pensión que nos permita solventar nuestra vida de pensionado, pero han pasado más de tres décadas y aún estamos esperando mejoras al sistema previsional.

En período de campaña por próximo cambio de gobierno, hemos escuchado tantas promesas en el tema previsional, algunas ideas con contenidos irreales, otras con soluciones populistas, pero todas con un propósito unánime que es mejorar las pensiones. No es posible mantener un sistema de pensiones que, después de 36 años, no ha existido interés de parte de los gobiernos de hacerles modificaciones. Necesitamos un acuerdo nacional, pero con un sentido de responsabilidad. No sacamos nada con hacer una y mil comisiones que posteriormente no son tomadas en cuenta y así el tiempo pasa y las modificaciones siguen en espera.

 

Nuestro país envejece rápidamente, los jóvenes no encuentran trabajo, los adultos temen perder su fuente laboral, los mayores ven con incertidumbre cuando llega el momento de jubilarse porque su calidad de vida no se mantiene igual ni menos recibirán una pensión parecida al sueldo que recibían cuando eran activos. Ya es tiempo de que los políticos se preocupen de consensuar un acuerdo entre todos y así poder mejorar realmente las pensiones indignas en nuestro país.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com