Históricamente sabemos que desde la caída del imperio romano Europa nunca ha vuelto a estar realmente unificada y la profecía enmarca que nunca lo estará, han sido muchos los intentos para lograrlo pero siempre terminan en fracaso y en sangrientas guerras, de las cuales surgen más divisiones que ocasionan la formación de micro estados, como San Marino, Andorra y Kosovo, por citar algunos ejemplos.

Esta ha sido la tendencia histórica por siglos, además con el Vaticano conspirando desde adentro, aliado con EE.UU para promover la tercera guerra mundial, todo parece indicar que las profecías que señalan que Europa será devastada en este 2017 se han de cumplir a cabalidad.

Contexto geopolítico apunta al cumplimiento del tiempo profético

Por un lado, el gran Nostradamus predijo que entre finales de 2017 y principios de 2018, la humanidad entera sufrirá los estragos de la destrucción, con epicentro en el viejo continente. Este profeta francés es reconocido por la exactitud con la que se cumplen sus predicciones, por lo que no debe resultar extraño que en este caso tampoco se ha equivocado, puesto que el panorama mundial se prepara para un conflicto bélico de gran envergadura.

Por su parte los místicos Baba Vanga y Horacio Villegas, también han sido enfáticos en señalar que este año 2017 será el primer año del desenlace final de la humanidad, el cual se dará en un tiempo muy breve debido a la gran capacidad destructiva acumulada por nuestra especie en los últimos años.

Estos psíquicos pronosticaron las inesperadas victorias electorales del Brexit y de Donald Trump, como las claves determinantes para la destrucción definitiva de Europa, sumida en un encarnizado conflicto que tiene años cultivándose por viejas rencillas, por ejemplo, entre catalanes y españoles, croatas y serbios, entre otros. Sin mencionar factores externos que pueden intervenir, como Israel que tiene cuentas pendientes que arreglar con Alemania.

Cabe destacar que recientemente la frágil alianza de naciones europeas ha sufrido un duro revés con la desincorporación de Gran Bretaña, además con la cada vez más probable salida de otras naciones importantes, lo que podría generar un tóxico caldo de cultivo que desencadenaría en una guerra, mediante la cual Europa sería devastada y ya no tendrían a EUA para socorrerlo, ya que el Pentágono ha de estar ocupado en una amenaza mucho mayor para su territorio representada por Corea del Norte.

El panorama que se cierne sobre el mundo en el futuro próximo parece realmente sombrío, por lo cual te invitamos a compartir el presente artículo en tus redes sociales para contribuir a que tus amigos estén al tanto de esta lamentable realidad. 

/psg