La ex rectora de la Universidad de Aysén, Roxana Pey, valoró el fallo que ayer determinó que su despido el año pasado fue “ilegal y arbitrario” y ordenó además el pago de 6 meses de remuneraciones.

Hay que recordar que en 2016 el Ministerio de Educación le pidió la renuncia a Pey argumentando que su gestión no se alineaba con el gobierno, pero ella se negó y Contraloría tuvo que intervenir autorizando su salida.

Ella argumentaba que como su cargo no era de confianza, no le podían pedir la renuncia.”Es lo que nosotros planteamos desde el primer minuto. Esto no era muy legal, tuvo que pronunciarse la Corte Suprema. Es preocupante que se haya intervenido la universidad naciente y también para todas las universidades estatales. Esto toca el fondo de la autonomía universitaria”, dijo esta mañana.

“El cargo de rectora no era de confianza, tenía otro carácter y eso es lo que le hicimos ver al gobierno y es la base de este fallo (…) Yo no estaba cometiendo ningún ilícito, estaba en el puro espíritu de la creación de la universidad. Estaba alineada con el mandato de la ley de esta universidad (…) la ley que se ha presentado tiene un problema grave en ese aspecto, porque, justamente, este fallo pone de relieve eso (la autonomía).

El gobierno intentó aplicar ese borrador de ley en la Universidad de Aysén, esperemos que los parlamentarios no permiten que quede en la ley una vulneración de la autonomía de esa magnitud”, afirmó.El fallo afirmó que su despido “no sól constituye un acto ilegal y arbitrario, sino que vulnera el derecho de igualdad ante la ley” al ser removida sin motivos “reales y fundados”.

/gap