El pasado 15 de junio, la familia del actual alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, todos de la fría ciudad de Punta Arenas, se enteraron de una noticia poco grata: Felipe Gabriel Sharp Bermúdez, su primo, fue acusado como autor del delito de micro-tráfico, en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas y se le fijó la medida cautelar de arraigo nacional durante 60 días.

Hay que recordar que el abogado, Jorge Sharp, miembro del llamado Movimiento Autonomista, en las municipales de 2006, resultó electo alcalde con 46.302 votos, lo que representa un 53,70%. Su resultado en los comicios sorprendió a muchos y, por lo mismo, el edil ha tratado de mantenerse alejado de informaciones que no tienen directa relación con el municipio porteño. De manera, entonces, que de acuerdo a fuentes del Movimento Autonomista consultadas, la situación en la que se ha visto involucrado uno de sus familiares ha sido compleja y, de paso, le borró la sonrisa de golpe al alcalde del puerto.

Los hechos

De acuerdo a las fuentes consultadas por este diario digital, Felipe Sharp Bermúdez habría sido detenido en el aeropuerto de Punta Arenas, a las 06:30 A.M., al detectarse que portaba sustancias ilícitas. Ello, en momentos en que fue sometido a un control de seguridad que se aplicó en forma aleatoria y para el que se emplearon perros adiestrados. Al interior de una mochila, el joven llevaba cannabis sativa, 86 gramos, en total 172 dosis, lo que implicaría unos $680.000 en drogas.

En la causa en contra de Felipe Sharp Bermúdez, (RUC 1700556518-9), (RIT 2082-2017), el denunciante es la Fiscalía Local de Punta Arenas. En el Oficio Nº 1423-2017 se indica de manera expresa “la prohibición de salir del país”, texto enviado al Jefe del Departamento de Asesoría Técnica Regional de la Policía de Investigaciones de Chile.

En la individualización de la audiencia de control de detención se indica que el delito consumado es micro-tráfico, tráfico de pequeñas cantidades, tal como lo establece el Artículo Nº 4 de la Ley Nº 20.000, que sustituye la Ley Nº 19.366, que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas, señalando que “el que, sin la competente autorización posea, transporte, guarde o porte consigo pequeñas cantidades de sustancias o drogas estupefacientes o sicotrópicas productoras de dependencia física o síquica, o de materias indicadas en los incisos primero o segundo del artículo 1º, será castigado con presidio menor en sus grados medio a máximo y multa de diez a cuarenta unidades tributarias mensuales, a menos que justifique que están destinadas a la atención de un tratamiento médico o a su uso o consumo personal exclusivo y próximo en el tiempo”.

Agregándose que “en igual pena incurrirá el que adquiera, transfiera, suministre o facilite a cualquier título pequeñas cantidades de estas sustancias, drogas o materias primas, con el objetivo de que sean consumidas o usadas por otro. Se entenderá que no concurre la circunstancia de uso o consumo personal exclusivo y próximo en el tiempo, cuando la calidad o pureza de la droga poseída, transportada, guardada o portada no permita racionalmente suponer que está destinada al uso o consumo descrito o cuando las circunstancias de la posesión, transporte, guarda o porte sean indiciarias del propósito de traficar a cualquier título”.

A Felipe Sharp, quien estudió ingeniería en biotecnología en la Universidad Andrés Bello, entre las medidas cautelares que se le aplicaron según lo dispuesto en el Artículo Nº 155 del Código Procesal Penal en su letra c) firma los últimos días viernes de cada mes ante el Ministerio Público, comenzando el 30 de junio, y la letra d) arraigo nacional.

Por Daisy Castillo Triviños para elmuro.cl

/psg