Los adolescentes de Noruega tienen la fiesta más salvaje del mundo. Llamada Russ en referencia a una antigua celebración nórdica llamada ‘Russefering’, se trata de un evento que dura nada menos que un mes y que incluye música a montones, barriles de cerveza y mucho sexo.

Organizada por adolescentes que están por terminar la secundaria, Russ empieza a mediados de abril y termina el 17 de mayo, el Día de la Constitución y fiesta nacional de Noruega. Los jóvenes compiten por organizar las mejores fiestas en autobuses al mismo tiempo que tienen todo el sexo posible en su camino y se desafían en una serie de insólitos retos.

“En las películas estadounidenses tienes la impresión de que tienen fiestas muy locas, pero nosotros tenemos la celebración más loca aquí en Noruega”, declaró a AP, Frederik Helgesenn, un adolescente que lidera el comité Russ en un colegio al oeste de Oslo. ‘No creo que haya nada en el mundo como esto’, agregó.

Los jóvenes se reúnen en grupos de entre 15 y 25 y alquilan un bus que luego implementan como una discoteca ambulante. El costo de cada vehículo, con comida, alcohol, música entre otros factores esenciales para la diversión puede llegar hasta los 120 mil dólares.

Los chicos se visten con un overol rojo y azul, contratan un chofer y parten hacia la juerga asegurada. En su camino, se van deteniendo en diferentes festivales musicales, aunque la parada principal es en el Kongerparken, un parque a las afueras de Stavanger donde tiene lugar un rave de tres días en el que se congregan alrededor de 15 mil adolescentes.

El viaje incluye diferentes desafíos como caminar todo el día con panes en los pies, tomar una cerveza con dos tampones en la boca, comerse una hamburguesa de dos bocados, tener sexo al aire libre o tomar 24 tragos diferentes durante un día. ¡Alucinante!

Frente a todo este exceso, no podían faltar los jóvenes heridos o seriamente afectados por las fiestas interminables. Es así que ahora se han establecido nuevos desafíos que incluyen tests de enfermedades de transmisión sexual o llevar alimentos a refugios.

/psg