Desde hace varios días un video viral de un hombre arrojando un cubo repleto de agua sobre un río del centro de Florida, Estados Unidos, genera asombro en las redes sociales. Pero también indignación. La grabación muestra el instante en que luego de la salpicadura, las aguas comienzan a sacudirse como si se tratara de un monstruo marino o un movimiento sísmico.

El hecho ocurrió en el Río Saint Johns condado de DeBary donde lagos y ríos están repletos de animales de todo tipo. Sobre todo de manatíes, los animales que reaccionaron ante la salpicadura intencional del protagonista del video, Scott McCormick.

El hecho ocurrió el pasado 10 de junio, pero el video fue publicado en Facebook el pasado viernes. “Mi marido arrojaba agua fuera de nuestro barco después de una enorme tormenta. Cada vez que tiró el agua vimos ebulliciones en el agua. Lo grabé. Ambos nos miramos y dijimos: ‘¡Nunca nadaré allí de nuevo!’“.

Sin embargo, lo que parecía ser una simple e inocente diversión fue denunciada por vecinos del lugar quienes creen que McCormick pudo lanzar alguna sustancia prohibida al río. Los manatíes son una especie en peligro de extinción y ahora es la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Salvaje de Florida la que investiga el hecho.

El canal News 6 de ese estado norteamericano intentó comunicarse con McCormick para saber qué había arrojado al agua. Nadie estaba en la vivienda. Al hablar con los vecinos estos le dijeron que cuando vieron el revuelo que se armó, el protagonista les contó que sólo lanzó una cubeta con agua al río.

El manatí es un mamífero emparentado ancetralmente con los elefantes y las ballenas. Puede alcanzar un tamaño de hasta cuatro metros y está en peligro de extinción. Aunque podría creerse que su mayor predador son los cocodrilos que habitan en Florida, su amenaza más concreta son las hélices de los motores de lanchas.

/gap