Vidal disputando el balón con Emre Can.

La selección nacional jugó un muy buen partido contra Alemania y logró un empate 1-1 que dejó con gusto a poco de acuerdo a lo demostrado en el Kazán Arena por la Copa Confederaciones. Eso sí, la “Roja” sigue dependiendo de sí misma para clasificar a las semifinales. Y está cerca, porque incluso perdiendo por la mínima contra Australia en la última fecha del domingo asegura su paso a la ronda de los cuatro mejores del torneo.

Pero la roja pudo haber ganado. De hecho realizó un gran primer tiempo donde dominó a los campeones del mundo. Fue así como a los 6 minutos Alexis Sánchez recibió una buena habilitación de Arturo Vidal y con un zurdazo rasante que dio en el vertical venció la resistencia de Marc André Ter Stegen. La diana erigió al tocopillano como el goleador histórico de la “Roja”, con 38 goles.

Chile estuvo cerca de aumentar cuando a los 19′ Eduardo Vargas estremeció el arco del golero del Barcelona. Pero los teutones despertaron y fue así como a los 41′ Lars Stindl aprovechó un centro perfecto de Jonas Hector para poner la igualdad. En la jugada falló Mauricio Isla por su banda, donde cerró demasiado y Charles Aránguiz no llegó a la marca del autor del gol.

La segunda etapa fue más pareja. Los germanos ya no salieron jugando desde el fondo y buscaban pases más largos para sobrepasar la presión alta de los nacionales. Metieron más presión en campo chileno y no hubo llegadas claras en ninguna de las dos áreas. Lo negativo fue que a los 69′ debió salir lesionado Gary Medel y se espera su diagnostico final.

Por Ignacio Soto Bascuñán