El equipo de astrónomos que descubrió Próxima B, un planeta habitable a 4 años luz de la Tierra, está reanudando su búsqueda de mundos similares al nuestro en el vecindario solar.

La campaña “Pale Red Dot” volverá a mirar al sistema anfitrión de dicho planeta, Proxima Centauri, así como a otras dos estrellas cercanas: la Estrella de Barnard (una enana roja a 6 años luz de distancia) y Ross 154 (situada a menos de 10 años luz de distancia). Según un comunicado, el equipo adquirirá y analizará los datos obtenidos del instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher) del European Southern Observatory (ESO), un conocido cazador de exoplanetas.

El equipo, liderado por el español Guillem Anglada-Escude, un astrónomo de la Universidad Queen Mary de Londres, compartirá actualizaciones sobre la búsqueda a través de las redes sociales. A diferencia del año pasado, el equipo también discutirá sus resultados en tiempo real, aunque los miembros del equipo advirtieron que estos resultados están sujetos a revisión por pares, informa Space.com.

La campaña, en colaboración con la ESO, también solicitará contribuciones de astrónomos aficionados a través de medios sociales, un foro en línea y herramientas de la American Association of Variable Star Observers (AAVSO).

“Cualquier observación presentada durante este tiempo será, por supuesto, preliminar solamente, y no debe ser utilizada o citada en la literatura arbitrada”, dijeron funcionarios de ESO. El equipo no producirá declaraciones concluyentes, ni reclamará ningún hallazgo hasta que un estudio adecuado sea escrito, revisado por pares y aceptado para su publicación.

“La campaña de Red Dots mantendrá informado al público a través del sitio web reddots.space, donde se publicarán actualizaciones semanales, junto con artículos de apoyo y momentos destacados de la semana, incluyendo contribuciones de la comunidad”, añadieron los funcionarios del observatorio. “Las conversaciones tendrán lugar también en la página de Red Dots Facebook, la cuenta de Red Dots en Twitter y el hashtag #reddots”.

El equipo obtendrá unas 90 noches de observaciones de HARPS, un espectógrafo instalado en el telescopio ESO de 3,6 metros en el Observatorio La Silla en Chile.

El instrumento busca pequeñas oscilaciones en el movimiento de una estrella del tipo que ocurre cuando un planeta (o varios planetas) tira de la estrella durante su órbita. El instrumento es tan sensible que puede ver el movimiento a un ritmo de caminata (3,5 km/h) a miles de millones de kilómetros de distancia.

“Nadie puede decir con certeza cuál será el resultado de la campaña Red Dots. Después de la adquisición de datos y el análisis de datos junto con la comunidad, el equipo científico presentará los resultados para la revisión formal de pares”, dijeron funcionarios de ESO.

“Si se descubren exoplanetas alrededor de estas estrellas, el Very Large Telescope de ESO, que verá la primera luz en 2024, debería poder captarlas en imagen directamente y caracterizar sus atmósferas, un paso crucial hacia la búsqueda de evidencia de vida más allá del sistema solar”, añaden.

/psg