El pasado 7 de junio, el Consejo de Defensa del Estado presentó una querella por fraude al Fisco en contra de una ex funcionaria del Sename, quien era la encargada de presupuesto del Hogar de Lactantes Arrullo, de Concepción. Según su declaración, la contadora se apropió de $40 millones los que gastó en el casino.

En el libelo se investiga a la ex funcionaria por haberse apropiado de los fondos destinado al pago de proveedores, por medio del sistema de la “bicicleta”. Este mecanismo fue descubierto en marzo de este año, al detectarse que estaba pendiente el pago de una factura a la empresa Sodexo por un monto de $1.630.832.

Sin embargo, al revisar los antecedentes se dieron cuenta que el cheque que correspondía a ese pago se había utilizado en otro proveedor. Posteriormente, en Sodexo informaron que el pago fue efectuado con un depósito en efectivo, el que fue hecho el 15 de marzo, por la misma contadora.

AUDITORÍA 2016

Al conocerse el hecho irregular, la directora nacional del Sename, Solange Huerta, ordenó una auditoría del año 2016, en donde se constataron las irregularidades. Además, la ex funcionaria —de iniciales N.B.O.— dejó de pertenecer al Sename el 31 de marzo de este año.

LA QUERELLA

De acuerdo a la acción legal, la ex funcionaria cobró el cheque destinado para pagar al proveedor. Esto se pudo concretar porque los cheques eran al portador.

Asimismo, en el documento se detalla que en su declaración, la contadora reconoció haberse apropiado de $30 a $40 millones, “y que este dinero lo gastó apostándolo en el casino, por lo que se puede presumir que las sumas de dinero fueron sustraídas y no fueron restituidas, causando un perjuicio fiscal equivalente a las cantidades antes mencionadas”.

En la misma querella se solicita:

  • La declaración a funcionarios del centro Arrullo.
  • Que la PDI realice un informe pericial contable sobre los pagos a proveedores entre los años 2007 a 2017.
  • Que se oficie al Hogar para que explique las funciones de la encargada de presupuesto.
  • Que BancoEstado remita los movimientos de la cartola bancaria del centro en el mismo periodo.

“ES UN HECHO GRAVE”

Por este caso, el secretario nacional de la Asociación de Funcionarios de Sename, Cristian Araya, consideró que el hecho es “grave” y se produjo por el exceso de confianzas en el centro. “Yo diría que aquí hubo exceso de confianza de varias personas, por un desconocimiento que los cheques tienen que ser nominativos y no al portador. Eso es un error administrativo, que aparentemente llevaba varios años en su ejecución”, mencionó.

/psg