Es bien conocido que cuando se trata de relaciones con extraterrestres los miembros de las élites mundiales se encargan personalmente del asunto, no delegan esta responsabilidad en ningún agente de inteligencia o funcionario de confianza. Por eso llamó poderosamente la atención cuando en 1954 Dwight Eisenhower, quien para el momento fungía como presidente de los Estados Unidos, desapareció repentinamente y no fue visto por nadie durante varios días hasta que misteriosamente apareció de nuevo en un servicio religioso dominical.

Este hecho dio pie a numerosas hipótesis y conjeturas de todo tipo y aunque oficialmente se alegó motivos de salud, en realidad hay pruebas que señalan que durante esos días el presidente se encontraba fuera de la órbita terrestre, firmando tratados de suma importancia con potencias extraterrestres.

En el momento de la desaparición los sucesos ocurrieron de una forma tan abrupta y completamente fuera del protocolo, debido a que dejaron desconcertados a gran parte de la prensa y de la opinión pública, quienes llegaron a pensar que el presidente se encontraba herido, gravemente enfermo o incluso muerto.

Por lo que el secretario de prensa y otros altos funcionarios del gobierno tuvieron que salirle al paso a los rumores, indicando que Eisenhower había tenido que ser intervenido de emergencia por un daño en su dentadura cuando ingería pollo frito, tratándose de una cirugía dental menor pero necesaria e impostergable.

En los últimos años además de la versión oficial hemos cotejado diversas investigaciones muy bien documentadas, que indican que en la semana que el presidente estuvo ausente en realidad estaba participando en un ciclo de reuniones con alienígenas, las cuales concluyeron en la firma de un tratado amistoso.

En dicho tratado los Estados Unidos se comprometieron a brindar alojamiento a la raza de alienígenas firmante, cada vez que quisieran visitar la tierra en condición de anonimato y a cambio los aliens transferirían gran parte de sus avances tecnológicos a la potencia norteamericana, lo que les brindó un importante aporte para mantenerse en la vanguardia mundial e incluso para ganar la Guerra Fría.

/psg