El informe final de la comisión investigadora Sename II de la Cámara fue un duro golpe para Javiera Blanco. Entre las conclusiones se señala que hubo una “negligencia inexcusable” por parte de la ex ministra de Justicia frente a las irregularidades al interior del Servicio.

Con lo anterior, las relaciones en la Nueva Mayoría quedaron tensas. Así lo hizo ver el senador Pedro Araya, quien es pareja de la ex Secretaria de Estado. “Este tipo de situaciones siguen complicando más a la coalición y van haciendo inviable llegar a acuerdo en distintos temas. Políticamente fue un error lo que ocurrió ayer”.

Posteriormente, al discutir el proyecto que despenaliza el aborto, el senador condicionó su apoyo a la iniciativa. El punto clave fue la objeción de conciencia del médico, propuesta que Araya quiere extender a todo el equipo médico que se encuentre en pabellón.

Consultada al respecto, la diputada Camila Vallejo, quien votó a favor el informe que lapida a Blanco, señaló que los trabajos legislativos tenían que avanzar “por carriles separados. Si hay alguna relación de carácter familiar, amorosa entre personas involucradas, eso no puede significar nada al momento de la votación política”. 

Sus palabras fueron criticadas por Araya, quien se dio por aludido. “Me parece de muy mal gusto el emplazamiento que hace la diputada Camila Vallejo, porque mis relaciones de pareja son personales. La mujer que yo quiero no incide en esta materia”, expresó y añadió que “Ella (Camila Vallejo) está un poco desesperada porque el Frente Amplio le ha ganado espacio al Partido Comunista y quiere congraciarse con su electorado”.

El senador explicó a LUN su postura en torno a la objeción de conciencia. “El gobierno ha sabido desde el día uno que yo tenía dos piedras de tope en la discusión de aborto; cómo se implementaba la causal de violación y a quiénes alcanzaba la objeción de conciencia”.

Respecto al informe de la comisión investigadora, Araya dijo: “Me causa molestia, porque se comete una tremenda injusticia al adjudicarle a Javiera la responsabilidad de todo lo que ocurrió en el Sename, siendo que ella fue ministra un año y medio. Y resulta muy curioso que la diputada Vallejo no diga ninguna palabra sobre que la directora del centro donde murió Lissette y la directora regional del sename eran militantes comunistas”.

/gap