El turismo es uno de los sectores de la economía que más rápido crece en el mundo. No obstante, desde la industria aeronáutica, unos de los motores para su desarrollo, han puesto en debate en Chile sobre el alto precio de las tasas de embarque, que muchas supera incluso el valor del ticket aéreo.

“Las elevadas tasas de embarque cobradas a los pasajeros, obstaculiza el crecimiento y desarrollo económico del país”, manifestó Latam Airlines, mientras que desde Sky sostuvieron que “estamos conscientes de que hoy la tasa de embarque nacional es una de las más caras y la principal piedra de tope para que más personas puedan volar, especialmente aquellas que nunca lo han hecho”.

A esta discusión también entró el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien dijo que “no es el momento de revisar las tasas” y explicó que “son pagos que hemos tenido en Chile por mucho tiempo para poder financiar una parte o casi toda de la infraestructura.

Por lo tanto, si queremos tener más aeropuertos, mejores aeropuertos, es necesario tener tasas de embarque que hagan eso”.

Efectivamente, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) “autofinancia sus actividades operacionales en un 99% con los derechos de embarque y tasas aeronáuticas, dado que el Estado no le entrega recursos directos.

De los ingresos generados por la DGAC, aproximadamente el 72% proviene de los derechos de embarque que cancelan los pasajeros, mientras que cerca del 20% se deriva del cobro de las tasas aeronáuticas.

En vuelos nacionales, este cobro tiene un costo de $7.406 para aeropuertos y aeródromos de primera categoría y $5.646 para los de segunda categoría. Para pasajeros que viajen a menos de 270 kilómetros de $2.295, independiente de la categoría. Las más altas de Sudamérica Según un estudio realizado por SCL Econometrics preparado para la Junta de Aeronáutica Civil (JAC) “para el fomento de la aviación intrarregional”, nuestro país tiene una de las tasas de embarque por vuelos domésticos más caras de Sudamérica.

Las más baratas son las de Uruguay, US$2 ($1.328), Bolivia, $1.500, mientras que en Colombia y Brasil es de $3.500 y entre $1.900 a $4.000 según categoría del aeropuerto, respectivamente. En Perú es de US$10, es decir, unos $7.304. En tanto, las más costosas están en Ecuador, $13.000 y $14.000, en Argentina, con $22.000 provinciales y $2.900 regionales y en Venezuela, 1.200 bolívares ($79.782).

/gap