La ministra de la Mujer, Claudia Pascual, aseguró que “si hay un margen, si hay un espacio que nos permita seguir teniendo una mejor mayoría estamos dispuestos a explorarlo” en relación a la idea impulsada por la Democracia Cristiana de ampliar la objeción de conciencia al resto del equipo médico, como son matronas, enfermeras y arsenaleras.

En esa misma línea, la ministra de Salud, Carmen Castillo, declaró que “como Ejecutivo planteamos una opción que es la que el médico tenga esta objeción de conciencia, sin embargo, estamos en un país democrático y donde se discuten estos temas es precisamente en el Congreso, por lo tanto veremos cómo se va avanzando”.

La petición de la DC ha entrampado hasta el momento el avance del proyecto de aborto en tres causales en la comisión de Constitución del Senado. Por eso, las declaraciones de las ministras Pascual y Castillo significan una apertura.

En tanto, desde la oposición, el senador UDI e integrante de la comisión de Constitución, Hernán Larraín, se alineó con la idea de la falange de cambiar la objeción de conciencia para todo el equipo médico, sin embargo, su pretensión y la de su sector es que se amplié la objeción de conciencia a nivel institucional.

“En la medida que la amplíe para todo el equipo médico, ciertamente se identifica con nuestras indicaciones, así que las vamos a votar conjuntamente, sea la de Pedro Araya, sea la nuestra, estamos de acuerdo con el contenido de esa indicación”, dijo el parlamentario gremialista.

Por su parte, el senador RN Alberto Espina señaló que “la indicación respecto del derecho del equipo médico a negarse a hacer un aborto es nuestra. Si ella coincide con el senador Araya y la DC, bienvenido sea”.

“La comisión está mostrando las distintas posiciones que han ido tomando los senadores, justamente que esta objeción de conciencia para todo el equipo médico se termine aprobando con votos de la Alianza y también con algunos votos de la Nueva Mayoría”, afirmó el senador Pedro Araya, independiente pro DC.

En cambio, el senador PS Alfonso de Urresti adelantó que votará para que se elimine la objeción de conciencia y reclamó: “El gobierno no puede estar doblegándose a presiones de esta situación de este sentido que lo único que persiguen es botar el proyecto”.

La presidenta del gremio de matronas, Anita Román, hizo un llamado a rechazar la idea de la Democracia Cristiana, ya que consideran que no es viable en este proyecto, consigna Radio Cooperativa.

La dirigenta dijo que “de todas maneras yo llamo a rechazar la idea porque en el fondo la propuesta de involucrar al resto del equipo lo que va a hacer es incidir en un cambio del código sanitario y eso va a hacer prácticamente no sacar nunca la ley. Es un acto médico, por lo tanto solo al médico le corresponderá objeción de conciencia”.

“Si yo tuviera objeción de conciencia en una cesárea porque no estoy de acuerdo, ¿tengo que dejar a la señora botada y buscar a otra matrona? Yo creo que no”, concluyó.

/gap