Portugal goleó a Nueva Zelanda (4-0) y se clasificó para las semifinales de la Copa de las Confederaciones, además como primera del grupo A, en un partido disputado este sábado en San Petersburgo.

La campeona de Europa se impuso a la débil selección oceánica con los tantos de Cristiano Ronaldo, de penalti, y Bernardo Silva, en la primera parte. En la segunda marcaron André Silva y Nani.

De esta forma, Portugal se enfrentará el miércoles en la primera semifinal en Kazán al segundo del Grupo B -probablemente Chile- o a la campeona mundial, Alemania.

Al anotar de penalti a la media hora, Cristiano Ronaldo marcó el gol número 75 de su carrera como internacional, en la que ha vestido en 142 ocasiones la camiseta nacional.

Contra todo pronóstico, Fernando Santos no emuló a su colega del Real Madrid, Zinedine Zidane, y Cristiano salió de titular, aunque el jugador más adelantado fue André Silva.

La estrella de las “quinas” tiene hambre de gol y salió con ganas de marcar su segundo gol en este torneo, en el que ha ido mejorando según avanzaban los partidos, aunque sólo marcó desde el punto de penalti.

Además, Santos cedió la manija en la media punta a Bernardo Silva, el flamante fichaje del Manchester City de Pep Guardiola, y en el centro del campo a Danilo, el pulmón del Oporto.

Curiosamente, fueron los neozelandeses los que salieron más enchufados y los primeros en disparar a puerta por medio de Wood, el máximo goleador de la segunda visión inglesa.

Le costó unos veinte minutos a Portugal desperezarse e imponer su voluntad a los “All whites”, pero a partir de ahí fue un asedio permanente.

Cristiano avisó en un par de ocasiones al guardameta neozelandés y a la media hora remató de cabeza al larguero tras un medido centro desde la izquierda de Quaresma.