El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva mantiene una clara ventaja en la competencia por la presidencia de Brasil en 2018 antes de un fallo judicial que podría enviarlo a la cárcel.

Lula obtuvo alrededor del 30 por ciento de la intención de voto para la primera vuelta independientemente de quiénes sean sus rivales, según una encuesta de Datafolha que publicó el lunes el diario Folha de S. Paulo. En simulacros de una segunda vuelta, solo el juez de “Lava Jato”, Sérgio Moro, derrotaría al ex presidente.

Moro debe expedirse en un caso de corrupción en el cual se acusa a Lula de haber recibido beneficios indebidos de una compañía constructora a cambio de favores otorgados durante su presidencia. Este lunes sentenció al ex ministro de Hacienda de Lula Antonio Palocci a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El ex mandatario niega todo tipo de conducta inapropiada y sus abogados dicen que las acusaciones forman parte de una campaña para desacreditarlo. Los inversores observan el caso con atención, ya que una posible condena y una confirmación de una corte superior podrían frustrar la candidatura de Lula.

Líder Popular de Brasil Lula en prueba: una guía para lo que sigue

“En los próximos cuatro meses debería quedar claro si Lula podrá presentarse, y eso podría llevar volatilidad a los mercados”, dijo el sábado Luis Stuhlberger, administrador del fondo Verde de Brasil, en un evento en São Paulo.

La incertidumbre política en torno de la elección presidencial del año próximo se suma a un escándalo de corrupción que estalló hace tres años y contribuyó a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff en 2016; también ha abarcado a su sucesor, el presidente Michel Temer. Podría, asimismo, desacelerar la recuperación de Brasil de la recesión más profunda de que se tenga registro en tanto los inversores calculan las posibilidades de una victoria radicalizada el año próximo.

El legislador de extrema derecha Jair Bolsonaro siguió ganando terreno y empata ahora en el segundo lugar con Marina Silva, la ambientalista que quedó tercera en la elección de 2014. Ambos tienen alrededor del 15 por ciento de los votos.

El alcalde de São Paulo y ex presentador televisivo João Doria y el ex juez de la Suprema Corte Joaquim Barbosa tienen alrededor del 10 por ciento de la intención de voto.

/gap