Después de una más que nerviosa presentación de los cuatro conductores y los tres candidatos de Chile Vamos, los cinco canales organizadores del debate, a saber, Mega, TVN, Canal 13, CHV y CNN Chile, interrumpieron la noche de lunes el inicio del primer debate televisivo de las primarias para dar cinco minutos de tandas comerciales. Cinco minutos que se hicieron eternos en el estudio de TVN, tiempo en los que los tres precandidatos de Chile Vamos, Sebastián Piñera, Felipe Kast y Manuel José Ossandón permanecieron en silencio en sus respectivos podios, sin hablarse y casi sin mirarse. Ossandón hojeaba nervioso una voluminosa carpeta de apuntes.

A las 23:35 horas las luces volvieron a encenderse y Macarena Pizarro fue la encargada de abrir los fuegos. Su pregunta permitió que la frialdad que marcó los saludos iniciales diera paso a respuestas nerviosas y dubitativas. La conductora de Chilevisión entró con todo: comenzó preguntándole al ex presidente Piñera por las acusaciones de Ossandón de que su comando o el “piñerismo” estaba detrás de la denuncia de la periodista Pilar Molina -lanzada en el debate radial del 15 de junio pasado- que apuntaban a uso de boletas falsas cuando era alcalde de Pirque. “El senador Ossandón está faltando a la verdad”, dijo Piñera junto con negar “tajantemente” su participación ni la de su equipo en la denuncia. El tema no hizo más que caldear el ánimo entre los precandidatos en los primeros minutos del último round antes de los comicios de este domingo, donde los enfrentamientos, acusaciones personales y recriminaciones marcaron supremacía por sobre las ideas y las propuestas.

El carácter flexible del formato, que permitía la réplica inmediata, ayudó a instalar este clima que dejó un sabor amargo al interior de la coalición.

“Si usted quiere seguir en el barro, mintiendo, haciéndole el juego a la Nueva Mayoría siga en el barro pero yo no lo voy a seguir”, contraatacaba Piñera, mientras Ossandón hojeaba y hojeaba sus apuntes. “Yo no he mentido, he dicho críticas que pueden ser duras. Si se ha sentido ofendido, le pido disculpas”, retrucó Ossandón antes de volver a golpear: “¿Está orgulloso de la ley de pesca? Es una ley corrupta y fue aprobada en su periodo”.

Después de este intercambio inicial, el tono del debate se elevó ante cada pregunta de los periodistas, y cada interacción, convirtiendose en uno de los debates más confrontacionales de las últimas elecciones. Otro momento de tensión se vivió cuando Felipe Kast fue consultado por la decisión del ex presidente Piñera de terminar con el proyecto Barrancones.

“Cometió un error gravísimo cuando se saltó la institucionalidad”, dijo Kast a lo que replicó Piñera fuera de micrófono: “Nunca me dijo nada”.

Sobre el final del primer bloque se produjo quizás el enfrentamiento más duro entre Piñera y Ossandón. “Quédese en el barro señor Ossandón, le quedan muy poco días como candidato”, disparó Piñera a lo que el senador contestó: “Eso no es estar en el barro, es reivindicar la política en Chile. La política chilena está podrida y secuestrada por el dinero”.

Para el final, en el periodo de preguntas entre candidatos, la frase del barro siguió siendo protagonista. “Usted vive en el barro”, cerró Piñera antes de recordarle a Ossandón que su familia fue protagonista de “uno de los fraudes tributarios más grandes de nuestro país”.

La tensión y confrontación dejó un sabor amargo entre los precandidatos. Piñera lo exteriorizó en sus segundos finales: “Me habría encantado que este fuera un debate de futuro y unidad, desgraciadamente no fue así”.

/gap